Paz Martínez- Urdidora de versos

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

Una Fracción de Vida Eterna – por Judit Alcántara Casals (Barcelona)

Aún no puedo asimilar todo lo que ha ocurrido hoy. Había ganado el mundo en una hora y lo perdí en un minuto. Maldita sociedad. Me da la sensación que ya no lo volveré a ver más. En ese cobertizo, hacía apenas unas horas, nos habíamos tenido el uno al otro, unidos, juntos, fuertes y deseosos. Pero ya está. Todo queda en esa fogosa hora. El mundo se detuvo a nuestro alrededor. Nada importaba entonces. Sólo el disfrute de nuestros cuerpos gozosos y sedientos de amor. Pero ya nunca más volveré a verlo.
Ese cobertizo será el nido de nuestro amor, pero también de nuestro dolor. Un amor fugaz, unos minutos de desconexión del mundo y unión de dos almas gemelas que dudaban en encontrarse. Un amor que en realidad llevaba más tiempo rondándonos. Pero teníamos miedo. Miedo al qué dirán. Miedo a si lo que sentíamos era verdadero o fruto de la soledad. Miedo a arriesgarnos. Miedo a mi padre. Pero esta tarde fue el clímax de tanta espera y sufrimiento en silencio. Y entre herramientas de campo, gallinas cacareando y balas de paja, nos fundimos en uno. Nos besamos, acariciamos, experimentamos con nuestros cuerpos, como tantas veces habíamos soñado. Se sentía todo tan real. Tan mágico. No nos quedó cuerpo para saborear. Nos dejamos llevar por la pasión y las ganas de tocarnos y sentirnos el uno al otro. El momento en el que me acarició la mejilla supe que mis sentimientos eran verdaderos. Que lo amaba con toda mi alma. Un escalofrío de deseo recorrió mi cuerpo, mostrándose al momento en mi parte más íntima. Él lo notó y me sonrió con esa dulce mirada. Sus labios carnosos deseaban que mi boca los abrazara.
Y no dudé en lanzarme contra él. Noté como su boca me buscaba, me atrapaba y me hacía temblar. Nuestras lenguas bailaban al compás de nuestros espasmos. Su boca, aún no saciada de mí, bajó poco a poco, trazando un camino de deseo hacía abajo. Y cuando llegó a la meta final, el placer más intenso que nunca antes había experimentado se apoderó de mí. Me dejé llevar por sus movimientos lentos y sensuales. Disfrutando de cada beso, cada caricia, cada lamida… Eso era real. Decidí dar el paso yo también. Y, entre titubeos cargados de pasión carnal, bajé a jugar con él. Y lo gocé mucho. Lo sentí dentro de mi boca y jugué con él hasta que mi lengua dijo basta. Y seguimos dándonos amor hasta que mi padre nos encontró.
Su olor aún me envuelve. Su gusto aún sigue en mi boca. No puedo dejar de pensar en ese eterno momento que vivirá para siempre en mi mente. Una fracción de vida eterna.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

MasticadoresFEM

"Solo quiero que se me recuerde como una persona que quería ser libre” Rosa Parks

Isabel Alonso Díez

Arte & Activismo

A Tinta China

Plasmando palabras, a la luz de la pluma

Buscando el sentido de un instante

Alberto Blanco González

Entre paleras y encinas.

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

Puentes de papel

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

RETAMAS Y CODESOS

Página de literatura, reseñas y poemas

ENTRE LA SOLEDAD Y EL APLAUSO... ESCRIBO

Soy un reflejo de mis historias, si no escribiera sería una sombra de mi misma

David Ortega

Blog literario y filosófico

POETAS EN LA NOCHE

Poesía, cuentos y relatos

Lo irremediable

Cine Filosofía Fotografía Literatura Música Pintura

Andiñuela de Somoza

Pueblo maragato, perteneciente al ayuntamiento de Santa Colomba.

Versos en la Somoza

Poesía en el umbral de la Maragatería

TAM-TAM PRESS

TRAFICO DE CULTURA / Piensa, crea, actúa, retumba...

Paz Martínez- Urdidora de versos

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

WordPress.com en Español

Blog de Noticias de la Comunidad WordPress.com

A %d blogueros les gusta esto: