Paz Martínez- Urdidora de versos

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

Tiempo de Higos – por María Teresa Urruchi Moya (Cádiz)

El jugo le resbala meloso por la mano. Acerca un poco la cara mientras abre la elipse carnosa y hunde los dedos en los extremos del fruto que se le rebela.
Ante sus ojos se desparrama un jugoso mundo granate. Acerca la boca y absorbe; necesita saborear el color que la aturde. Con la punta de la lengua descubre un dulzor escandaloso y un cosquilleo de placer le recorre el vientre.
Mordisquea y lame, chupa y traga hasta que la carne se desvanece. La fruta es ahora un manojito violeta oscuro que cuelga entre sus dedos. Sus manos están pegajosas y nota la espalda inundada en sudor. Ella está sentada en medio del
patio, satisfecha. El fulgor de la cal le entorna los ojos.
―Buenas tardes, vecina.
La saludan desde la puerta. Es Palmira.
―¿Aquí en el patio, con esta calor? Yo marcho ya para casa, que he salido a coger un poco de agua del chorrillo.
Ramona se siente descubierta y no acierta qué decir. Está nerviosa, mira tú qué tontería. Se aturulla, se levanta, avanza unos pasos, articula sin mucha
gracia:
—Eso digo yo. Qué pinta aquí una. Me meto que el sol cae de pleno. Con Dios, vecina.
En la penumbra de la casa, el frescor reconforta, pero el corsé de la culpabilidad aprieta. Y qué culpa tendrá ella, si solo ha salido a probar los higos tan hermosos que tiene. Qué casualidad tan horrorosa que justo pasara Palmira y no cualquier otro; que la descubriera allí, sudada y gustosa.
―Qué paparruchas te cuentas, Ramona. Luego llamas al niño, que recoja los higos y se los lleve. Tanto higo ahí, colgando, echándose a perder.
Eso se dice mientras entra en la cocina. Enciende la tele. Comprueba los pimientos que puso a asar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

MasticadoresFEM

"Solo quiero que se me recuerde como una persona que quería ser libre” Rosa Parks

Isabel Alonso Díez

Arte & Activismo

A Tinta China

Plasmando palabras, a la luz de la pluma

Buscando el sentido de un instante

Alberto Blanco González

Entre paleras y encinas.

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

Puentes de papel

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

RETAMAS Y CODESOS

Página de literatura, reseñas y poemas

ENTRE LA SOLEDAD Y EL APLAUSO... ESCRIBO

Soy un reflejo de mis historias, si no escribiera sería una sombra de mi misma

David Ortega

Blog literario y filosófico

POETAS EN LA NOCHE

Poesía, cuentos y relatos

Lo irremediable

Cine Filosofía Fotografía Literatura Música Pintura

Andiñuela de Somoza

Pueblo maragato, perteneciente al ayuntamiento de Santa Colomba.

Versos en la Somoza

Poesía en el umbral de la Maragatería

TAM-TAM PRESS

TRAFICO DE CULTURA / Piensa, crea, actúa, retumba...

Paz Martínez- Urdidora de versos

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

WordPress.com en Español

Blog de Noticias de la Comunidad WordPress.com

A %d blogueros les gusta esto: