Paz Martínez- Urdidora de versos

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

Romance de Santa Colomba – por Andrea Ramos Primo (Madrid)

El veintidós de febrero

de mil quinientos sesenta

cumpliéronse ya seis años

desde el día que le encierran.

El arriero sale libre

y pide aumentar su pena:

¡Encerradme, os lo suplico!

No quiero volver a verla,

si la tengo ante mis ojos

la amaré con mucha fuerza.

Quien no sepa de pasiones

no comprende mi dilema.

La hija de Pedro García*,

Paloma, la más pequeña,

abre mucho los oídos,

de la noticia se entera.

Todos los maragatos

con júbilo la celebran:

“El arriero es buena gente,

de lo mejor de esta tierra,

solo erró con sus amores

eligiendo a esa doncella”.

La verá esa misma noche

como antaño ya ocurriera,

el deseo se adivina

desde el juncal y sus piedras.

De alegría llora él,

ella en cambio de tristeza:

si te encuentra aquí mi padre,

actuaría sin clemencia.

No tengo miedo de nada

musita mientras la besa,

bajo el monte nos amamos

y nos cuidan las estrellas.

Ya le sobran las enaguas,

jubón, mandil y madreñas;

chaleco, armilla, polainas,

bragas, cinta y castañuelas.

La nieve hiela los campos

y el frío, impío aprieta.

Calor hay en sus entrañas,

sin llama un fuego clarea.

Melífera libadora

también salió de su celda,

en el su empíreo viaje

mejorana ya le espera.

Bocas, manos, cuerpos, ojos,

el placer deja su huella,

respiran acompasados

y se escucha hasta las eras.

Con tal éxtasis carnal

hasta algunos se despiertan.

Un tiro que se desvía

silba desde una escopeta.

Es Don Pedro furibundo,

no muere él, sino ella.

¡Matadme a mí, soy culpable,

vos queríais mi cabeza!

Impávido su arma gira,

a todos da una sorpresa.

Muertos la hija y el padre,

de aquello recuerdo queda:

cambia el nombre tan insigne

de una muy famosa aldea,

santa por libre de culpa, y

Paloma** bajo el monte, ella.

*Pedro García: este nombre es real, aparece citado en legajos de 1560 como hombre rico y
labrador.
**Paloma: del latín columba,- ae

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

MasticadoresFEM

"Solo quiero que se me recuerde como una persona que quería ser libre” Rosa Parks

Isabel Alonso Díez

Arte & Activismo

A Tinta China

Plasmando palabras, a la luz de la pluma

Buscando el sentido de un instante

Alberto Blanco González

Entre paleras y encinas.

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

Puentes de papel

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

RETAMAS Y CODESOS

Página de literatura, reseñas y poemas

ENTRE LA SOLEDAD Y EL APLAUSO... ESCRIBO

Soy un reflejo de mis historias, si no escribiera sería una sombra de mi misma

David Ortega

Blog literario y filosófico

POETAS EN LA NOCHE

Poesía, cuentos y relatos

Lo irremediable

Cine Filosofía Fotografía Literatura Música Pintura

Andiñuela de Somoza

Pueblo maragato, perteneciente al ayuntamiento de Santa Colomba.

Versos en la Somoza

Poesía en el umbral de la Maragatería

TAM-TAM PRESS

TRAFICO DE CULTURA / Piensa, crea, actúa, retumba...

Paz Martínez- Urdidora de versos

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

WordPress.com en Español

Blog de Noticias de la Comunidad WordPress.com

A %d blogueros les gusta esto: