Paz Martínez- Urdidora de versos

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

Pura Armonía – por Ana María Morales Barrionuevo (Jaén)

Entré y allí estaba, tumbada en toda su extensión sobre un manto dorado, de textura suave y apetitosa, limpio de toda espiga para no dañar su delicada piel.
Al verme, se incorporó. Me esperaba. Lo noté en su excitación, en sus gráciles movimientos al aproximarse a mí, en su aliento exhalado sobre mi rostro.
Acerqué la mano a su larga melena mientras le susurraba:

—¿Me has echado de menos? Yo, demasiado. Casi duele.
Comencé a tocarle la espalda, tan despacio como me permitía la impaciencia.
Inicié el descenso desde la columna, sobre la nuca, junto a sus orejas, pasando lentamente mis manos por su terso cuello, hasta alcanzar la última vertebra. Continué por el muslo pasando por la nalga. Allí me detuve. Ascendí nuevamente, ya con algo más de prisa.
Sentía la suya también. No quería que notara ningún signo de vacilación que pudiera traicionarme, poseía un sexto sentido y cualquier gesto de duda o timidez por mi parte provocaría su desconfianza. Era demasiado sensible. No podía permitírmelo. Hoy no.
Quería que el momento fuera especial, llevábamos demasiado tiempo sin vernos como para no deleitarme en los inicios.
Todo estaba sucediendo de manera perfecta. Tras los preámbulos y las tiernas palabras dejamos de ser dos. Nos movíamos al unísono. Lentamente al principio para posteriormente acelerar a un ritmo vertiginoso donde no estaba muy claro el terminar de uno y el comienzo del otro. Unas veces era yo el que exigía, otras ella. Sin límites.
Al finalizar, ambos extenuados, exhaustos de tanto galope; de nuevo sobre la paja, retome mis caricias. Sabía que le gustaba y yo nunca me cansaba de hacerlo.
Era perfecta al tacto; piel dorada, tersa. Perfecta en todo, una hembra de pura raza.
Al despedirme de ella, le dije:

—Eres la mejor yegua de mis caballerizas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

MasticadoresFEM

"Solo quiero que se me recuerde como una persona que quería ser libre” Rosa Parks

Isabel Alonso Díez

Arte & Activismo

A Tinta China

Plasmando palabras, a la luz de la pluma

Buscando el sentido de un instante

Alberto Blanco González

Entre paleras y encinas.

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

Puentes de papel

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

RETAMAS Y CODESOS

Página de literatura, reseñas y poemas

ENTRE LA SOLEDAD Y EL APLAUSO... ESCRIBO

Soy un reflejo de mis historias, si no escribiera sería una sombra de mi misma

David Ortega

Blog literario y filosófico

POETAS EN LA NOCHE

Poesía, cuentos y relatos

Lo irremediable

Cine Filosofía Fotografía Literatura Música Pintura

Andiñuela de Somoza

Pueblo maragato, perteneciente al ayuntamiento de Santa Colomba.

Versos en la Somoza

Poesía en el umbral de la Maragatería

TAM-TAM PRESS

TRAFICO DE CULTURA / Piensa, crea, actúa, retumba...

Paz Martínez- Urdidora de versos

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

WordPress.com en Español

Blog de Noticias de la Comunidad WordPress.com

A %d blogueros les gusta esto: