Paz Martínez- Urdidora de versos

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

Noche estrellada – por Juan Manuel Chica Cruz (Jaén)

Hacer el camino de Santiago con una amiga para superar mi depresión (provocada por mi ruptura matrimonial) pasando por aquellos parajes leoneses de la Maragatería no lo veía claro. Esa idea constituiría un error de bulto, aunque luego me equivocara, al menos parcialmente. Aquella idea sin tener nada de error tuvo bulto. Un magnífico bulto, prodigio de la naturaleza, grande, hermoso y enhiesto. También palpitante, durante, ¡oh! toda la noche.
Me llevo la mano a mí… nada más recordarlo. No sé cuánto tiempo estuvo aquel jabato encima, debajo, detrás o delante de mí, ni cuántas veces. Ni de cuántas maneras. Al día siguiente amanecí dolorida y con agujetas, pero inmensamente feliz recordando aquella voz varonil, clara y grave y sus manos.
Para no levantar envidias no dije al día siguiente nada a mi amiga, aunque no hubiera más que ver el brillo de mis ojos para intuir que mi noche había consistido en algo más que hacer amistades. La verdad era que aquel joven me había crujido. Crujido de placer. Las comparaciones, odiosas, pero mi ex, ni de joven mostró asomo de semejante ímpetu y ardor amoroso. Nada parecido a las embestidas de aquel joven leonés que los hados tuvieron en darme a conocer y probar en una gloriosa noche en Santa Colomba. Y siempre dispuesto. No había bien acabado de esparcir virilidades aquí y allá cuando con un par de carantoñas volvía a lucir una entrepierna maravillosa.
Todo comenzó en el bar, al tercer vermú. Hasta entonces sonrisas y miradas cruzadas, pero ni la distancia social, ni las mascarillas pudieron evitar las flechas de Cupido. Nos quitamos las mascarillas (el deseo vencía por goleada al Covid) y poco después los labios de aquel joven ya deletreaban la palabra “paraíso” en una sonrisa vertical. Me costaba creer que aquel joven pudiera fijarse en una mujer madura que casi podría doblarle la edad, que aunque de buen ver no podía competir con las jóvenes de su edad, pero la fortuna, que a veces sonríe, concedió que su boca, lengua, dedos y natura viril me transportase a la vía láctea de las noches de verano cuyas estrellas se me iban y venían con tanta embestida. Durante aquella memorable noche me regaló varios orgasmos que todavía me hacen estremecer. Aquel joven me enseñó que el paraíso bien puede estar en la tierra mientras se mira al cielo y sus estrellas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

MasticadoresFEM

"Solo quiero que se me recuerde como una persona que quería ser libre” Rosa Parks

Isabel Alonso Díez

Arte & Activismo

A Tinta China

Plasmando palabras, a la luz de la pluma

Buscando el sentido de un instante

Alberto Blanco González

Entre paleras y encinas.

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

Puentes de papel

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

RETAMAS Y CODESOS

Página de literatura, reseñas y poemas

ENTRE LA SOLEDAD Y EL APLAUSO... ESCRIBO

Soy un reflejo de mis historias, si no escribiera sería una sombra de mi misma

David Ortega

Blog literario y filosófico

POETAS EN LA NOCHE

Poesía, cuentos y relatos

Lo irremediable

Cine Filosofía Fotografía Literatura Música Pintura

Andiñuela de Somoza

Pueblo maragato, perteneciente al ayuntamiento de Santa Colomba.

Versos en la Somoza

Poesía en el umbral de la Maragatería

TAM-TAM PRESS

TRAFICO DE CULTURA / Piensa, crea, actúa, retumba...

Paz Martínez- Urdidora de versos

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

WordPress.com en Español

Blog de Noticias de la Comunidad WordPress.com

A %d blogueros les gusta esto: