Paz Martínez- Urdidora de versos

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

Mis Dos Amadas – por Rafael Andrés González (León)

Me levanté pronto, con el sol despuntando tímidamente, aún envuelto en sombras.
Miré a mi amada, dormida; y por un momento, recordé como los celos de ella anoche la embargaban respecto a este día naciente.
Ella sabe que a ambas las amo con devoción, con total entrega, cerca de la locura por los parabienes que me otorgan día a día, año a año. Ella sabe que cuando escondo semillas en su fertilidad, cuando la riego de vida, también estoy llevando trozos de felicidad a nuestra casa conyugal. Ella sabe que mi sudor en ese acto, mi olor a ella al llegar a casa, mi cansancio y mi media sonrisa me nutre, y a ella también la nutre, porque entiende los ciclos lunares y los plazos de las estaciones. Ella comprende que el paso del tiempo ahoga la vitalidad o la enaltece, y que mi frenesí en la primavera se verá menguado cuando el otroño a los tres nos atrape con la naturalidad del tiempo transcurrido. Ella sabe que si bien mi otra amada me roba los esfuerzos, sigue siendo dueña de nuestra casa y nuestra alcoba, aunque muchas veces mi cansancio al tumbarnos la deje temblando de deseo, sedienta de la fuerza que le entregué a mi otra amada desde la alborada hasta el ocaso. Ella, que conoce cada centímetro de mi piel y cada recodo de mi mente, debe someterse a este baile de tiempos, actos, costumbres y plegarias a los que, tambien a mi, nos somete mi otra amada. Ella debe esperarme en esa sumisión compartida, sabiendo que cada golpe, cada cuidado, cada simiente derramada… ella sabe que su propia fecundidad es insignificante frente a su despliegue de vida. Ella sabe que el fruto de tanto amor que derramo en mi otra amada producirá también fruto, y ella lo anhela también, pues lo que mi otra amada ofrece no puede dármelo ella.
Ella sabe que me tendrá por completo en el invierno. Que entonces seré solo suyo, compartiendo el fuego del hogar y mezclando su fuego con el mio en nuestro lecho. Ella sabe que entonces despertará y yo estaré aún a su lado, brindándonos el calor de nuestros cuerpos, y será dueña absoluta de tomarme, de enrollarse en una espiral de cuidados, caricias, gemidos y alegrías que durante meses mi otra amada le ha robado. Ella tomará mi semilla buscando saciarse de mi, tal como mi otra amada, amada tierra mía, tomo en su ser las semillas que desde mis manos cayeron en la fértil primavera.
Ella será entonces mi dueña, como la tierra fue mi dueña hasta ese plazo, como será cuando las flores vuelvan a alfombrar el camino que hasta la tierra que cultivo me conduce, en nuestro baile eterno de siembras y cosechas, en ese amor que es tan carnal como carnal es mi amor por mi pareja.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

MasticadoresFEM

"Solo quiero que se me recuerde como una persona que quería ser libre” Rosa Parks

Isabel Alonso Díez

Arte & Activismo

A Tinta China

Plasmando palabras, a la luz de la pluma

Buscando el sentido de un instante

Alberto Blanco González

Entre paleras y encinas.

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

Puentes de papel

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

RETAMAS Y CODESOS

Página de literatura, reseñas y poemas

ENTRE LA SOLEDAD Y EL APLAUSO... ESCRIBO

Soy un reflejo de mis historias, si no escribiera sería una sombra de mi misma

David Ortega

Blog literario y filosófico

POETAS EN LA NOCHE

Poesía, cuentos y relatos

Lo irremediable

Cine Filosofía Fotografía Literatura Música Pintura

Andiñuela de Somoza

Pueblo maragato, perteneciente al ayuntamiento de Santa Colomba.

Versos en la Somoza

Poesía en el umbral de la Maragatería

TAM-TAM PRESS

TRAFICO DE CULTURA / Piensa, crea, actúa, retumba...

Paz Martínez- Urdidora de versos

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

WordPress.com en Español

Blog de Noticias de la Comunidad WordPress.com

A %d blogueros les gusta esto: