Paz Martínez- Urdidora de versos

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

La Mujer del Camino – por María amor García Esteban (Madrid)

 

Habíamos llegado. Ana y los niños querían pasear y ver el pueblo antes de comer el cocido maragato del que tanto les había hablado. Teníamos tiempo…

            Les dije que fueran ellos, que yo iba a buscar senderos recorridos hacía más de veinte años y en los que habían discurrido algunas historias contadas.

            En realidad, quería estar solo y evocar de nuevo la imagen de aquella mujer que me acompañó durante tantas noches. Volver al recorrido mental de aquellos días del Camino de Santiago, con 18 años y cinco amigos, celebrando la mayoría de edad.

            Ese día la etapa comenzaba en Rabanal del Camino y la molestia de las ampollas del día anterior iban a dificultar la marcha; tenía que curarlas y era muy temprano para buscar los medios, además llovía… Decidí salir más tarde. Sentado en el suelo y apoyada la espalda en la pared de la entrada del albergue, miraba las casas del color de la piedra que tanto me gustaba y me decía que ese entorno ayudaba a ver la belleza en las cosas.

            Pasó una mujer de edad indefinida para mí: más de veinte, seguro: incluso podría llegar a cuarenta. Me dio los buenos días y cuando quise responder ya estaba de espalda. Entonces miré, vi y reconocí aquel culo maravilloso y la misma falda, ahora de color verde; el culo de la Muchacha en la ventana de Dalí. No era un cuadro que me gustara especialmente, pero la mirada siempre se me iba a aquel culo insuperable, sugerente, que me hacía imaginar su movimiento al andar y la cara de la chica al volverse… Con frecuencia la había buscado, sin éxito, por la calle.

            Aquel día había pasado por delante de mí y su movimiento alterno reproducía exactamente el que mi imaginación había evocado. Nunca había sentido la sensualidad de esa manera. A medida que se alejaba tuve la necesidad de levantarme y seguirla. No veía nada más que aquel saliente de movimiento armónico y la tela acompasando de forma graciosa.

            En la ciudad no se ven esas prendas, ni el mismo movimiento en las mujeres; las prisas, las prisas…

            Entró en una casa y yo esperé. No salió y no me moví. Sentí la llamada de Eros tan profundamente que me paralizó.

            Después soñé y soñé…El cuadro dejó de ser insinuante y durante años necesité volver al entorno aquel que me ayudó a ver la belleza, a descubrir el erotismo y a conocer mi inexperta anatomía.

            Estoy en el mismo camino y evoco aquel recuerdo, desfigurado ya del uso; harían falta aquellos años para sentir… Al menos, me digo, sigo teniendo este lugar para soñar.    

                                                                                                                                                                                      

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

MasticadoresFEM

"Solo quiero que se me recuerde como una persona que quería ser libre” Rosa Parks

Isabel Alonso Díez

Arte & Activismo

A Tinta China

Plasmando palabras, a la luz de la pluma

Buscando el sentido de un instante

Alberto Blanco González

Entre paleras y encinas.

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

Puentes de papel

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

RETAMAS Y CODESOS

Página de literatura, reseñas y poemas

ENTRE LA SOLEDAD Y EL APLAUSO... ESCRIBO

Soy un reflejo de mis historias, si no escribiera sería una sombra de mi misma

David Ortega

Blog literario y filosófico

POETAS EN LA NOCHE

Poesía, cuentos y relatos

Lo irremediable

Cine Filosofía Fotografía Literatura Música Pintura

Andiñuela de Somoza

Pueblo maragato, perteneciente al ayuntamiento de Santa Colomba.

Versos en la Somoza

Poesía en el umbral de la Maragatería

TAM-TAM PRESS

TRAFICO DE CULTURA / Piensa, crea, actúa, retumba...

Paz Martínez- Urdidora de versos

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

WordPress.com en Español

Blog de Noticias de la Comunidad WordPress.com

A %d blogueros les gusta esto: