Paz Martínez- Urdidora de versos

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

Hogaza de Centeno – por Concha López Jambrina (Zamora)

La llegada de la furgoneta se anunciaba con el claxon, en las plazas de los pueblos de la Tercia.
Ella sólo acompañaba a su padre durante los meses de verano. Vestía una batita blanca que resaltaba sus piernas de virgen de ébano. Era elegante por esas cosas extrañas que a veces ocurren. La larga melena que le llegaba casi a la cintura, con el sol, adquiría reflejos dorados, por veces, incluso rojos, causando asombro en el espesor de un cabello como de seda oscura.
En medio de la plaza paraba la furgoneta y ella abría la puerta al tiempo que extendía su esbelta pierna posando la sandalia roja en el suelo. Después sus ojos que verdeaban con la luz llenaban la plaza de una brisa inesperada.
Tímidamente abrían las cortinas de los zaguanes y los hombres comenzaban a aproximarse.
Acudían también los ancianos abandonando la sombra codiciada.
Ella repartía el pan, las empanadas y los dulces, ignorando que a cada movimiento de sus brazos un hilito brillante de sudor se le escurría desde la garganta hasta el pecho abundante y firme y que marcaba, aún más, esa manera suya de anudar la bata blanca en la cintura.
Él la esperaba todas las semanas. Nunca sería nada para él, soltero, minero que fue ya hace mucho. Ella era lo más parecido al mar que vio una vez en Asturias. Por eso los miércoles bajaba temprano, atravesando montes y riachos, ya en el pueblo buscaba una sombra y esperaba.
Sentía que se ahogaba según se acercaba a la furgoneta y llegaba su turno. Caminaba despacio saboreando el goce de ver lo que había imaginado durante la semana: sus manos de maga distribuyendo el pan, sus labios formando una sonrisa que parecían el descanso del beso que él le diera, los muslos que a él, con los botones de la bata blanca abiertos al descuido, le recordaban la subida de los trillos frescos del Faedo.
Y por fin, llegaba su vez, estaba a un palmo de ella

– ¿lo de siempre?
Y girando su hermosa espalda inclinada sobre los cestos, de repente, se volvía
_ Aquí tiene su hogaza de centeno.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

MasticadoresFEM

"Solo quiero que se me recuerde como una persona que quería ser libre” Rosa Parks

Isabel Alonso Díez

Arte & Activismo

A Tinta China

Plasmando palabras, a la luz de la pluma

Buscando el sentido de un instante

Alberto Blanco González

Entre paleras y encinas.

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

Puentes de papel

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

RETAMAS Y CODESOS

Página de literatura, reseñas y poemas

ENTRE LA SOLEDAD Y EL APLAUSO... ESCRIBO

Soy un reflejo de mis historias, si no escribiera sería una sombra de mi misma

David Ortega

Blog literario y filosófico

POETAS EN LA NOCHE

Poesía, cuentos y relatos

Lo irremediable

Cine Filosofía Fotografía Literatura Música Pintura

Andiñuela de Somoza

Pueblo maragato, perteneciente al ayuntamiento de Santa Colomba.

Versos en la Somoza

Poesía en el umbral de la Maragatería

TAM-TAM PRESS

TRAFICO DE CULTURA / Piensa, crea, actúa, retumba...

Paz Martínez- Urdidora de versos

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

WordPress.com en Español

Blog de Noticias de la Comunidad WordPress.com

A %d blogueros les gusta esto: