Paz Martínez- Urdidora de versos

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

La Flor de Doña Rosita – por Francisco J. Barata Bausach (Ciudad Real)

Doña Rosa, Doña Rosita para sus alumnos, llevaba muchos años enseñando las primeras letras a los niños de esos pueblos perdidos entre aquellas bizarras montañas leonesas.
Pocos hombres de su edad por allí habían, en realidad no había ninguno que pudiera ser buen partido para la buena de Doña Rosita. Le pasaba la vida volando y sin conocer hombres. Volcada en su gran pasión, la enseñanza y solazando sus soledades con su mejor hábito, la lectura, de la que era una apasionada devoradora de libros. En los pueblos habían pocos niños, lo que más había era ancianos y ningún soltero que pudiera encontrar por allí algún futuro con el que ganarse la vida.
Doña Rosita se consolaba leyendo todo lo que caía en sus manos y sobre todo, si era de su poeta preferido, Antonio Machado, a quién veneraba; lecturas que no eran mal consuelo.
Pero Doña Rosita también era mujer. Tenía sus necesidades y su “flor” padecía del hastío que confiere tanta soledad sin frecuentar varones. Pero ella era paciente, las montañas transmiten serenidad para quien las quiere escuchar.
Hasta que un día por fin llegó su momento.
Era un hombre maduro, de muy buena planta. Un ingeniero forestal que fue a revisar el viejo puente de madera que cruzaba la barranca.
Tres días estuvo en el pueblo, aunque llegó solo para unas horas; la mayor parte del tiempo en la cama de Doña Rosita, susurrándole al oído… “y se metió a jardinero. Estaba el jardín en flor y el jardinero se fue…” pero ella lo sabía muy bien, porque no olvidaba la poesía de su venerado Machado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

MasticadoresFEM

"Solo quiero que se me recuerde como una persona que quería ser libre” Rosa Parks

Isabel Alonso Díez

Arte & Activismo

A Tinta China

Plasmando palabras, a la luz de la pluma

Buscando el sentido de un instante

Alberto Blanco González

Entre paleras y encinas.

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

Puentes de papel

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

RETAMAS Y CODESOS

Página de literatura, reseñas y poemas

ENTRE LA SOLEDAD Y EL APLAUSO... ESCRIBO

Soy un reflejo de mis historias, si no escribiera sería una sombra de mi misma

David Ortega

Blog literario y filosófico

POETAS EN LA NOCHE

Poesía, cuentos y relatos

Lo irremediable

Cine Filosofía Fotografía Literatura Música Pintura

Andiñuela de Somoza

Pueblo maragato, perteneciente al ayuntamiento de Santa Colomba.

Versos en la Somoza

Poesía en el umbral de la Maragatería

TAM-TAM PRESS

TRAFICO DE CULTURA / Piensa, crea, actúa, retumba...

Paz Martínez- Urdidora de versos

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

WordPress.com en Español

Blog de Noticias de la Comunidad WordPress.com

A %d blogueros les gusta esto: