Paz Martínez- Urdidora de versos

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

Espasmos de Amor – por Julian Bernardo Leal Santofimio (Colombia)

Golpean a la puerta de mi casa, solo estando en cama puedo huir del frío que invade mi casa. Me dirijo a la puerta esperando encontrar alivio en algunas palabras cálidas, miro el reloj y siento algo extraño, me acerco a la puerta y sin abrirla pregunto ¿quién es?, Escucho la voz de un joven, estaba pidiendo ayuda, al parecer le habían robado sus pertenencias. Después de escuchar sus palabras me invadió la curiosidad, abrí la puerta y ahí estaba el joven, en ropa interior y temblando, nos miramos a los ojos y le permití la entrada, le ofrecí un café y ropa. En unos minutos el joven estaba sentado en la sala y me habló sobre lo sucedido.
Estaba de camino a su ciudad natal, en el camino se encontró con un vehículo varado, observó que las tripulantes eran dos mujeres. les hacía falta gasolina, el les
dio la cantidad que necesitaban. Las mujeres se mostraron muy agradecidas e insistieron en compensarlo, el joven no estaba interesado pero las mujeres entraron a su auto antes de ponerlo en marcha, una de ellas frotó sus senos en su rostro y los sacudía. la otra tenía su mano sobre su entrepierna, el hombre se estaba excitando, su pene alcanzó la erección, la mujer que lo estaba tocando lo sacó y comenzó a rozar sus labios en su miembro, la segunda mujer se desnudó, pidió permiso a su compañera y lentamente sentía como el pene del joven ingresaba en ella, mientras tanto su compañera los miraba con deseo y con una mano acariciaba al joven en el pecho. Cuando el joven les dijo a las mujeres que estaba a punto de terminar, la mujer se posiciono frente a él con la boca abierta y mirándolo a los ojos, luego le dijo “dámelo todo”. En ese momento sintió un fuerte shock viniendo de su espalda, la
electricidad acalambro su cuerpo y el joven quedó inmóvil. La segunda mujer se bajó del vehículo y abrió la puerta del conductor mientras la segunda pateaba al jóven, sacándolo del vehículo y dejándole marcas de los tacones en su pecho. El joven cayó al suelo mientras seguía retorciéndose, la mujer continuaba dándole descargas, mientras tanto su compañera se vistió nuevamente, bajó del vehículo del joven y subió al suyo, lo encendió y arrancó. El joven cruzó miradas con la mujer que estaba en su vehículo y antes de arrancar le dijo “Mi amiga es nueva en esto, cuando se despide sin decir una sola palabra es por que la persona con la que estuvo realmente le gustó”.
Cuando terminó su historia sonreímos juntos pues todo era claro, las cosas estaban en segundo plano, el joven se había enamorado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

MasticadoresFEM

"Solo quiero que se me recuerde como una persona que quería ser libre” Rosa Parks

Isabel Alonso Díez

Arte & Activismo

A Tinta China

Plasmando palabras, a la luz de la pluma

Buscando el sentido de un instante

Alberto Blanco González

Entre paleras y encinas.

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

Puentes de papel

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

RETAMAS Y CODESOS

Página de literatura, reseñas y poemas

ENTRE LA SOLEDAD Y EL APLAUSO... ESCRIBO

Soy un reflejo de mis historias, si no escribiera sería una sombra de mi misma

David Ortega

Blog literario y filosófico

POETAS EN LA NOCHE

Poesía, cuentos y relatos

Lo irremediable

Cine Filosofía Fotografía Literatura Música Pintura

Andiñuela de Somoza

Pueblo maragato, perteneciente al ayuntamiento de Santa Colomba.

Versos en la Somoza

Poesía en el umbral de la Maragatería

TAM-TAM PRESS

TRAFICO DE CULTURA / Piensa, crea, actúa, retumba...

Paz Martínez- Urdidora de versos

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

WordPress.com en Español

Blog de Noticias de la Comunidad WordPress.com

A %d blogueros les gusta esto: