Paz Martínez- Urdidora de versos

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

¿Es Posible que Una Tarea Escolar se transforme en Una Primera Experiencia Sexual? – por Vera Lucía de Almeida ( Tarragona)

Descúbrelo.
Tenía dieciocho añitos recién cumplidos, era bastante inocente, esto era fruto de una crianza bajo la influencia de una madre sobreprotectora. A pesar de mi pureza, mi picardía me decía que yo gustaba a los chicos. Al principio por mis pechos grandes y bonitos, también por mi físico adolescente con curvas y piel suave. En esta época estaba disfrutando de mi primer novio formal, el primer chico que frecuentaba mi casa; gozaba de la confianza de mi madre (aprecio ganado a base de arreglos domésticos). A pesar de ser jovencito, tenía muchas habilidades en los trabajos manuales. Así que pasábamos momentos a solas en casa o íbamos de paseo por el campo, a las afueras de nuestro pequeño pero coqueto pueblo.
Nos gustaba dar una vuelta por la orilla del río porque no había mucha gente por allí; siendo posible así dar rienda suelta a nuestra pasión, pero nunca habíamos consumado. Eran sólo besitos calientes, empapado de muchos abrazos.
Un día quedamos porque me tenía que ayudar con un trabajo escolar, hacía calor y decidimos ir al campo, bajo la sombra de nuestro árbol favorito: la morera centenaria. Colocamos una sábana pequeña para sentarnos, debido a la
cercanía nos rozábamos con las piernas y con los brazos. Llegó el primer besito, otro y otro más. Sentía la temperatura subir, a pesar de la sombra del árbol. En
mi novio sabía que había subido, era justo en su pantalón. Nos abrazamos, sacándonos la ropa, había una conexión diferente, puro deseo; con esto se humedecieron mis braguitas, me las quité y me tumbe recibiendo a mi novio con mis firmes piernas entreabiertas.
Sentí un suave dolor y un placer indescriptible al ser penetrada. Mi amor cabalgaba dentro de mí, cuando de manera inesperada se cayeron varios gusanitos de seda en mi cara -provenientes de la morera-. Salté con un grito
espectacular tan alto que me oyeron desde el pueblo…
¡Continuará!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

MasticadoresFEM

"Solo quiero que se me recuerde como una persona que quería ser libre” Rosa Parks

Isabel Alonso Díez

Arte & Activismo

A Tinta China

Plasmando palabras, a la luz de la pluma

Buscando el sentido de un instante

Alberto Blanco González

Entre paleras y encinas.

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

Puentes de papel

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

RETAMAS Y CODESOS

Página de literatura, reseñas y poemas

ENTRE LA SOLEDAD Y EL APLAUSO... ESCRIBO

Soy un reflejo de mis historias, si no escribiera sería una sombra de mi misma

David Ortega

Blog literario y filosófico

POETAS EN LA NOCHE

Poesía, cuentos y relatos

Lo irremediable

Cine Filosofía Fotografía Literatura Música Pintura

Andiñuela de Somoza

Pueblo maragato, perteneciente al ayuntamiento de Santa Colomba.

Versos en la Somoza

Poesía en el umbral de la Maragatería

TAM-TAM PRESS

TRAFICO DE CULTURA / Piensa, crea, actúa, retumba...

Paz Martínez- Urdidora de versos

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

WordPress.com en Español

Blog de Noticias de la Comunidad WordPress.com

A %d blogueros les gusta esto: