Paz Martínez- Urdidora de versos

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

Encantada de Conocerme – por Cristina Joven Sieira (Vigo)

Estaba muy estresada por el trabajo– la vida del docente es dura, pese a la creencia popular contraria–, por lo que decidí tomarme un descanso en una bonita aldea rural gallega: Pazos de Arenteiro.
La primera noche me estaba resultando muy complicado conciliar el sueño, y decidí salir al vestíbulo. Allí encontré a una mujer de una belleza extraordinaria, cuyos rasgos me resultaban muy exóticos. Tenía unos preciosos ojos color esmeralda que rutilaban como las estrellas de aquella noche de cielo claro. Sus labios, carnosos, invitaban a besarla de inmediato. Me sorprendí a mí misma en estos pensamientos y me sentí algo contrariada, pues en toda mi vida nunca me había replanteado mi heterosexualidad. Hasta este momento, claro.
Ella se dio cuenta de mi indiscreta mirada y me invitó, con un precioso acento extranjero, a sentarme con ella y compartir el pack de cervezas que descansaba junto a ella en un cubo con hielo. Acepté encantada – no me vendría mal un poco de compañía en un entorno tan solitario.
La conexión entre nosotras iba aumentando al mismo ritmo que disminuía el elixir dorado. Su mirada hacía que me temblase el pulso y se humedeciese mi ropa interior. Me sentía muy confusa, pero decidí hacer algo contra lo que siempre lucho: dejarme llevar.
Como mi excitación no paraba de crecer le propuse dar un paseo, y cuanto más charlábamos, más aumentaba la electricidad generada entre nosotras.
Paseamos, la noche siguió transcurriendo y cuando vimos lo tarde que era, volvimos a la habitación. Sin embargo, no fui lo suficientemente valiente para confesarle mi atracción por ella, y creo que eso la decepcionó. O quizás no se lanzó por no estar segura de cómo respondería yo.
El caso es que volví a mi cama con un calentón enorme, como se suele decir vulgarmente, y allí dejé volar mi imaginación gozando de mi propia compañía y del recuerdo de sus gestos y su olor. Tuve uno de los orgasmos más intensos de mi vida, y decidí que hacerlo realidad tenía que ser una auténtica explosión de fuegos artificiales. Estaba decidido: en cuanto me levantase a la mañana siguiente, la buscaría en el desayuno y le confesaría lo que sentía.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

MasticadoresFEM

"Solo quiero que se me recuerde como una persona que quería ser libre” Rosa Parks

Isabel Alonso Díez

Arte & Activismo

A Tinta China

Plasmando palabras, a la luz de la pluma

Buscando el sentido de un instante

Alberto Blanco González

Entre paleras y encinas.

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

Puentes de papel

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

RETAMAS Y CODESOS

Página de literatura, reseñas y poemas

ENTRE LA SOLEDAD Y EL APLAUSO... ESCRIBO

Soy un reflejo de mis historias, si no escribiera sería una sombra de mi misma

David Ortega

Blog literario y filosófico

POETAS EN LA NOCHE

Poesía, cuentos y relatos

Lo irremediable

Cine Filosofía Fotografía Literatura Música Pintura

Andiñuela de Somoza

Pueblo maragato, perteneciente al ayuntamiento de Santa Colomba.

Versos en la Somoza

Poesía en el umbral de la Maragatería

TAM-TAM PRESS

TRAFICO DE CULTURA / Piensa, crea, actúa, retumba...

Paz Martínez- Urdidora de versos

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

WordPress.com en Español

Blog de Noticias de la Comunidad WordPress.com

A %d blogueros les gusta esto: