Paz Martínez- Urdidora de versos

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

El Río – por Pedro Martínez García (jaén)

Sobre la ribera gastada del silencioso río, un mojón de ropa de mujer plegada por el descuido se reflejaba en la corriente con figura difusa, ajena a la tragedia. Quizá una insinuación. Quizá una aventura desdichada.
Hacía varios días, cuando el verano apretaba la tierra resecándola y agobiando a los seres vivos, una joven sudorosa se paró en la orilla para relajar su cuerpo irradiado de fuero desde su plectro y refrescarse la frente con el cristal frío que fluía en silencio.
Allí le asaltó el cansancio, la insolación y el voluptuoso sueño. Su pie tropezó en una rama, perdió el apoyo y la joven cayó golpeando blandamente el agua, abriendo una grieta negra en su espejo brillante. No pudo gritar, ni agarrarse a los juncos que flanqueaban la ribera. Se hundió sin remisión arrastrada por su propio peso, en un instante.
Aturdida, bajo la caricia suave del agua, se debatió sin rumbo en el lecho irregular hasta impulsarse hacia arriba removiendo el fango con su agónico pataleo. Con fuerza manoteó para mantener la cabeza fuera y respirar con desesperación el aire de la vida.
No tenía daño alguno, sólo el miedo dominaba su cuerpo en su desesperada lucha contra la corriente y gritó hasta romper su voz. Miró a la orilla, allí amontonada, su ropa. Entre el follaje, lunares amarillos de sol brillando tímidamente. Breve hipnosis de normalidad.
Creyó oír unas voces lejanas, tenues; intento postrero de grito salvador, fallido intento ahogado en su boca.
Aleteo brusco, agua fugitiva ondulando a su alrededor en insobornable abrazo. Pavor en su mente, tensión en sus músculos; deriva irremediable. Los ojos anclados en aquel montón de ropa que en mala hora despegó de su cuerpo. Dolores punzantes minándole las fuerzas, espasmos de asfixia, frío.
Pesadilla real, azar impredecible… al límite de su fortaleza, ascensos y descensos buscando el aire… el agua hacia el vórtice de aquella maldita poza.
Energías postreras, giro vertiginoso, el agua inundando sus pulmones.
Confusión mental. Gritos espantados sonaban, como síncopa irregular, en su interior; zumbido de oídos… irrealidad… infeliz destino.
No fue nada. Apenas una vibración en el aire y en el agua. El río seguía su rápido discurrir, la bóveda vegetal resplandecía de oro y verde, variopintos pájaros de suaves trinos amorosos inundaban el aire. La araña tejía pacientemente su tela, las hormigas portaban su grano y las mariposas coloreaban su vuelo. Una brisa suave dulcificaba los rigores del estío. Paz, sosiego. La vida remansada, impasibles las aguas rojas del Guadalimar… y junto a la orilla, un túmulo de prendas ajeno al paisaje.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

MasticadoresFEM

"Solo quiero que se me recuerde como una persona que quería ser libre” Rosa Parks

Isabel Alonso Díez

Arte & Activismo

A Tinta China

Plasmando palabras, a la luz de la pluma

Buscando el sentido de un instante

Alberto Blanco González

Entre paleras y encinas.

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

Puentes de papel

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

RETAMAS Y CODESOS

Página de literatura, reseñas y poemas

ENTRE LA SOLEDAD Y EL APLAUSO... ESCRIBO

Soy un reflejo de mis historias, si no escribiera sería una sombra de mi misma

David Ortega

Blog literario y filosófico

POETAS EN LA NOCHE

Poesía, cuentos y relatos

Lo irremediable

Cine Filosofía Fotografía Literatura Música Pintura

Andiñuela de Somoza

Pueblo maragato, perteneciente al ayuntamiento de Santa Colomba.

Versos en la Somoza

Poesía en el umbral de la Maragatería

TAM-TAM PRESS

TRAFICO DE CULTURA / Piensa, crea, actúa, retumba...

Paz Martínez- Urdidora de versos

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

WordPress.com en Español

Blog de Noticias de la Comunidad WordPress.com

A %d blogueros les gusta esto: