Paz Martínez- Urdidora de versos

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

El Buzón de las Palomas – por Benito Pastorizo Iyodo (Texas, USA)

Abrió el viejo buzón despintado con el mismo aburrimiento de siempre porque sabía que no recibiría nada. El campo se abría con sus hermosos valles tejanos donde una imperceptible niebla se asomaba. Cuentas, anuncios y más invitaciones para que donara dinero a las entidades caritativas del pueblo cercano. A lo lejos divisaba como las palmas reales danzaban con el viento. Con las computadoras ya nadie te escribe.
Postales de cumpleaños, de felicitaciones, de fiestas navideñas, invitaciones a los bautizos, todas ahora llegaban a través de la pantalla azul. Fotos de la familia, allí te van al teléfono cibernético. Cartas de amor, de desamor, aparecían como forma de textos en los móviles. Nada de una caligrafía personal que te emocionara el vivir, un sentimiento que te entrara por el cuerpo para sentir aquel cosquilleo lascivo. Otra costumbre apuñalada, destrozada, aniquilada. Apuró a retirar la correspondencia tediosa de siempre, cuando para su sorpresa, solamente encontró una pequeña hoja de papel dorada doblada en cuatro partes. La abrió con gran parsimonia para descubrir el contenido. En una caligrafía hermosa, tal vez femenina, se leía… En cuatro días nos vemos para unir por fin nuestros destinos. ¿Unir? ¿Destinos? ¿Quién le jugaba esta pesada broma? Al día siguiente corrió al buzón para recibir la segunda misiva que ahora deseaba leer con ansiedad. El buzón estaba vacío. Sabía que había sido una broma. Ya no se respetan a los viejos. Los romanticismos están muertos. Al tercer día fue por la correspondencia como un autómata. Introdujo la mano en el buzón y allí estaba la dichosa hoja de papel nuevamente. Ahora la leyó con rabia voluptuosa, Mañana nos veremos por fin a las cuatro de la tarde junto a este buzón para unir por fin nuestros destinos. Sintió veracidad en la carta. Experimentó una extraña sensación de que su vida cambiaría. No pudo contener el nerviosismo. No logró ni comer ni dormir ese día. Solamente consultaba el reloj para verificar cuántas horas quedaban. Cuando llegó la hora, se apresuró hasta al buzón para develar el misterio. No lo pudo creer.
Allí vio por fin el perfil de su cuerpo. Envejecido, pero bello, colmado de sensaciones lúdicas. Asentó suavemente con la cabeza porque sabía por qué había llegado. Miró al cielo despejado y vio como las palomas enamoradas danzaban en su vuelo antes de posarse sobre el viejo buzón despintado. Había llegado bañada en sensualidades.

Un comentario sobre “El Buzón de las Palomas – por Benito Pastorizo Iyodo (Texas, USA)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

MasticadoresFEM

"Solo quiero que se me recuerde como una persona que quería ser libre” Rosa Parks

Isabel Alonso Díez

Arte & Activismo

A Tinta China

Plasmando palabras, a la luz de la pluma

Buscando el sentido de un instante

Alberto Blanco González

Entre paleras y encinas.

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

Puentes de papel

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

RETAMAS Y CODESOS

Página de literatura, reseñas y poemas

ENTRE LA SOLEDAD Y EL APLAUSO... ESCRIBO

Soy un reflejo de mis historias, si no escribiera sería una sombra de mi misma

David Ortega

Blog literario y filosófico

POETAS EN LA NOCHE

Poesía, cuentos y relatos

Lo irremediable

Cine Filosofía Fotografía Literatura Música Pintura

Andiñuela de Somoza

Pueblo maragato, perteneciente al ayuntamiento de Santa Colomba.

Versos en la Somoza

Poesía en el umbral de la Maragatería

TAM-TAM PRESS

TRAFICO DE CULTURA / Piensa, crea, actúa, retumba...

Paz Martínez- Urdidora de versos

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

WordPress.com en Español

Blog de Noticias de la Comunidad WordPress.com

A %d blogueros les gusta esto: