Paz Martínez- Urdidora de versos

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

Duende – por Juan Carlos Gutierrez Medina (Texas, EEUU)

Perla llegó con su hermano Robín y me pidieron que cabalgáramos hasta el Duende, más arriba de las porquerizas, donde la quebrada es más cristalina.
Conseguí dos bestias y nos rotamos la montada en la grupa para no reventar a una sola. Cuando llegamos se tiraron a nadar en la poza, estaban calientes y soltaron ese vaporcito, a mí me dieron ganas; se fueron quitando la ropa y la tendieron entre las matas. Ellos ya terminaron el bachillerato, yo no; me da pena porque soy mayor, más serio. Les acerqué la cantimplora de la Coca-cola y le metieron los hongos que recogimos en el potrero de los Cañas. Robín me arrastró hacia el agua, a traición, él no era tan flojo como creía; luego, se vino Perla y me tiró hacia lo hondo, me quería ahogar; allá llegó Robín y me pegué del tronco, estaba lamoso; no sé nadar si me abrazan las piernas, como lo hacía Perla, a lo submarino. A ella le flotó una araña hasta el ombligo, a él le rodaba la arenita hasta los vellos de más abajo. Propusieron quedarnos en la cabaña abandonada del Duende, les dije que con la ropa mojada nos mataría el frio, además, la yegua tenía potro, esa debía regresar sí o sí. Se nos aguó la boca y sentimos las cosquillas en la cara, por los hongos. A mí se me veían los huesos y las venas, Robín era trozo y sus tetillas parecían de niña. Perla se acostó a chupar sol en la roca y me escribió con aceite Johnson en la espalda. Yo le enseñé a Robín a pescar con los calzones y nos entretuvimos hasta que a Perla le ardieron los pechos, le dio rabia y yo le unté baba de guácimo con mango maduro, mientras ella me iba pegando en la espalda con una rama de higuerilla. Les aconsejé que se pusieran mango entre las piernas y sólo Robín hizo caso. Nos dimos un beso entre tres; besarse así, todos honguizos, se siente como si le embarazaran a uno la boca. Pero a mí no me ponía nervioso besar a la Perla, yo necesitaba meditación, como me enseñó la profesora jipi. Después, Robín atrapó un barbudo así de grande y me lo puso en el cuello; me jaló por detrás, yo con esas ganas de orinar, pero me daba pena. Nos
entró el frio y nos acostamos en la roca para asolearnos; ellos tenían lentes oscuros y vieron campanitas; yo me acosté boca abajo y vi caracoles. Ya medio secos, divisamos hasta el hueco de la mina, Nítido; Perla se orinó ahí y el charco nos calentó. Llegó la tarde y solté las bestias para que regresaran solas al potrero. Pasamos la noche arriba; yo en la mochila de pesca mantengo fósforos y cebo para el fuego; aunque el frío nos ganó. Maldijeron toda la noche, lloraron, la pasamos tiesos, juraron no volver por el Duende y nunca volvimos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

MasticadoresFEM

"Solo quiero que se me recuerde como una persona que quería ser libre” Rosa Parks

Isabel Alonso Díez

Arte & Activismo

A Tinta China

Plasmando palabras, a la luz de la pluma

Buscando el sentido de un instante

Alberto Blanco González

Entre paleras y encinas.

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

Puentes de papel

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

RETAMAS Y CODESOS

Página de literatura, reseñas y poemas

ENTRE LA SOLEDAD Y EL APLAUSO... ESCRIBO

Soy un reflejo de mis historias, si no escribiera sería una sombra de mi misma

David Ortega

Blog literario y filosófico

POETAS EN LA NOCHE

Poesía, cuentos y relatos

Lo irremediable

Cine Filosofía Fotografía Literatura Música Pintura

Andiñuela de Somoza

Pueblo maragato, perteneciente al ayuntamiento de Santa Colomba.

Versos en la Somoza

Poesía en el umbral de la Maragatería

TAM-TAM PRESS

TRAFICO DE CULTURA / Piensa, crea, actúa, retumba...

Paz Martínez- Urdidora de versos

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

WordPress.com en Español

Blog de Noticias de la Comunidad WordPress.com

A %d blogueros les gusta esto: