Paz Martínez- Urdidora de versos

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

Cuando el Silencio en el Valle se Rompió – por Macu García González (Valladolid)

Las majestuosas montañas que protegían el valle amparaban bajo sus faldas los verdes prados donde tranquilo pacía el ganado de Aurelio. Entre otras, Cordera, Blanquilla,
y Campanera, rumiaban bajo la atenta mirada del pastor la jugosa hierba.
A unos cientos de metros de allí, en lo más alto de la loma, en la vieja cuadra de piedra, el sosiego de valle era sustituido por una pasión prohibida. Eloina y Gaspar jugaban a una extraña ruleta rusa provocada por un hambre incontrolado. Aún conscientes de que el ardiente encuentro podía tener un macabro desenlace si es marido de ella los encontraba en tan crucial momento, el incontenible fuego de sus cuerpos les incitaba a correr el riesgo.
Semidesnudos, en la parte del establo donde se almacenaba la paja para las camas de los astados daban rienda suelta a la pasión que desde hacía años les corroía las venas, cuando el silencio del valle se rompió.
Un concierto de lejanos cencerros se hizo oír por encima de sus jadeos y sus proclamas pasionales. No querían frenar la lujuria, pero el sonido de las campanas anunciaba el acercamiento de sus portadoras. Era una hora extraña para que Aurelio recogiera el ganado, pero un trueno les dio la explicación. Una tremenda tormenta se avecinaba y por ello el pastor había decidido protegerlas encerrándolas antes.
Los jadeos y el sonido metálico eran una mezcla peligrosa. Los tolones se escuchaban cada vez más próximos, confundiéndose con los bramidos de Eloina, que incapaz de sujetar la razón le pedía más y más a Gaspar, que aunque temeroso por la previsible reacción del marido si los encontraba, obnubilado por el deseo seguía galopando brioso sobre su amante.
Tras el descorche de una gloriosa explosión del placer, la calma y el silencio volvió a la estancia, justo en el momento en que la Torda hacía su entrada. Eloina se ajustó las ropas, se atuso el pelo y dio un paso hacia la salida.
Aurelio se sorprendió al verla, pero un reclamo urgente en su entrepierna le hizo pasar por alto el motivo de su presencia. Sonrió al sentir las grandes gotas de lluvia que caían y pensó que mientras arreciaba la tormenta tendría tiempo de cumplir con su querida
Eloina, que esplendida le sonría desde el quicio la puerta. Mientras Gaspar, tras saltar por el pequeño ventanuco de la cuadra ponía distancia entre ellos bajo el manto líquido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

MasticadoresFEM

"Solo quiero que se me recuerde como una persona que quería ser libre” Rosa Parks

Isabel Alonso Díez

Arte & Activismo

A Tinta China

Plasmando palabras, a la luz de la pluma

Buscando el sentido de un instante

Alberto Blanco González

Entre paleras y encinas.

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

Puentes de papel

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

RETAMAS Y CODESOS

Página de literatura, reseñas y poemas

ENTRE LA SOLEDAD Y EL APLAUSO... ESCRIBO

Soy un reflejo de mis historias, si no escribiera sería una sombra de mi misma

David Ortega

Blog literario y filosófico

POETAS EN LA NOCHE

Poesía, cuentos y relatos

Lo irremediable

Cine Filosofía Fotografía Literatura Música Pintura

Andiñuela de Somoza

Pueblo maragato, perteneciente al ayuntamiento de Santa Colomba.

Versos en la Somoza

Poesía en el umbral de la Maragatería

TAM-TAM PRESS

TRAFICO DE CULTURA / Piensa, crea, actúa, retumba...

Paz Martínez- Urdidora de versos

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

WordPress.com en Español

Blog de Noticias de la Comunidad WordPress.com

A %d blogueros les gusta esto: