Paz Martínez- Urdidora de versos

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

Bajo las Miradas – por Zoila de Lourdes Calderón Garrido (Ecuador)

Paúl y Linda abandonan juntos el karaoke de la esquina. Linda estaba acalorada con el licor en sus venas. Tomó de la mano a Paúl y lo lleva a su carro estacionado a la vuelta. No espero que él subiera al vehículo para mostrar más allá del escote. Paúl se lanza como un animal ante el manjar deseado. Baña su rostro con sus delicados y voluptuosos pechos. Conduce su mano a la entrepierna de Linda. Ella responde con una contracción corporal y un gemido.
La luz titilante del poste dañado que alumbraba el auto, también señalaba el camino entre las piernas de Linda. Quedó al descubierto. Paúl no quiso esperar más. Aplanó el asiento y bajó su pantalón mientras de un solo sacudón puso a Linda sobre él. Ella se dejó llevar. Le gustaba su rudeza. Él dirigía sus movimientos con sus manos en las nalgas. El compás de sus pelvis marcaba el ritmo del deseo animal, del deseo de una sola noche entre dos desconocidos.
Paúl quería más, no se conformaba solo con verla extasiada, quería que ella sintiera un orgasmo inolvidable. La subió con sus brazos y la sentó sobre su boca, su lengua disfrutaba del manjar fluyendo una y otra vez, con los gritos de Linda. Con su rostro empapado la llevó nuevamente sobre él y la embistió con fuerza, con rapidez, como si ya se acabara el momento. Unos minutos más y se derramó dentro de ella. Su cuerpo cae rendido sobre él. Respiran un poco y se incorporan. Miran si no han sido descubiertos, por los vecinos curuchupas del barrio. Se acomodan la ropa, Linda suspira y dice: -como para volver a este karaoke. Paúl contesta, cuando quieras mi reina. Se baja del carro y mira como ella se marcha.
Él limpia con su mano el rostro, tratando de que el viento limpie su olor, su miel y no lo delate al volver al karaoke. Observa como un testigo mueve la cortina evidenciando haber visto el encuentro de dos amantes. Sonríe y sigue su camino.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

MasticadoresFEM

"Solo quiero que se me recuerde como una persona que quería ser libre” Rosa Parks

Isabel Alonso Díez

Arte & Activismo

A Tinta China

Plasmando palabras, a la luz de la pluma

Buscando el sentido de un instante

Alberto Blanco González

Entre paleras y encinas.

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

Puentes de papel

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

RETAMAS Y CODESOS

Página de literatura, reseñas y poemas

ENTRE LA SOLEDAD Y EL APLAUSO... ESCRIBO

Soy un reflejo de mis historias, si no escribiera sería una sombra de mi misma

David Ortega

Blog literario y filosófico

POETAS EN LA NOCHE

Poesía, cuentos y relatos

Lo irremediable

Cine Filosofía Fotografía Literatura Música Pintura

Andiñuela de Somoza

Pueblo maragato, perteneciente al ayuntamiento de Santa Colomba.

Versos en la Somoza

Poesía en el umbral de la Maragatería

TAM-TAM PRESS

TRAFICO DE CULTURA / Piensa, crea, actúa, retumba...

Paz Martínez- Urdidora de versos

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

WordPress.com en Español

Blog de Noticias de la Comunidad WordPress.com

A %d blogueros les gusta esto: