Paz Martínez- Urdidora de versos

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

A destiempo – por Mónica Cavazos Gallegos (México)

Julián llegó tarde. Cuatro años trabajó arduo en un país inhóspito y desconocido.
Su madre había cumplido los encargos. La casa estaba reparada, los techos ya no escurrían, mandó levantar dos cuartos, un baño amplio y una cocina. Después del matrimonio ocuparían la parte nueva, le había prometido a Romelia, que tendrían su propio hogar.
No entró al pueblo. Fue derechito al camposanto. Hicieron lo posible para retrasar el entierro, pero al cuerpo lo visitaban las moscas, expedía un olor fétido.
Hacía dos días que la habían despedido ¡Ay mamá!, te cargué la mano, se lamentó Julián frente a la tumba.
Encaminó sus pasos a casa de Romelia. Caía la tarde. Mi hermana no está, respondió la niña sin abrir la puerta. A Julián ya le andaba por verla.
Recordó su aroma fresco, la suave piel de sus brazos, los labios delgados que había rozado apenas. A usanza del pueblo, la enamoraba en casa de sus padres;
mientras Julián le hacía la corte, la familia de Romelia permanecía vigilante.
Se internó en el monte, deseaba reconocer su tierra, henchir su pecho con el olor de la hierba húmeda. El sonido de unas risas alcanzó sus oídos. Detuvo su andar. Se asomó curioso.
Romelia lucía radiante, tenía los senos y los muslos crecidos, las largas y apretadas trenzas azabache descansaban sobre su espalda, atrancaba su pierna contra la del cuerpo de la joven abriéndole las caderas, le apretó las carnes por encima de la falda definiendo la redondez de sus nalgas; sacó el ramillete de flores que llevaba atado a la cintura, lo colocó en la oreja de su amante alejando con los dedos la negrura de su cabello. Una gota de sudor asomó sobre la piel canela, Romelia hundió la nariz en los pechos desnudos de
la joven que, trémula, arqueaba su cuello con los ojos embelesados hacia las nubes.
Una brisa fresca transportó el aroma dulce del jugo que fluía de los palpitantes sexos de ambas mujeres. Impregnó el crepúsculo. Julián deseó fervientemente ceñirse al cuerpo tibio de Romelia, refugiarse en su regazo.
Supo que había perdido la batalla. Nada que él ofreciera provocaría el placer que se percibía a través de la mirada hechizada de Romelia. Cerró los ojos. Guardó en su memoria la imagen de esas ninfas que en amorosa sincronía se acariciaban. Más solo que nunca, Julián tomó lento el camino de regreso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

MasticadoresFEM

"Solo quiero que se me recuerde como una persona que quería ser libre” Rosa Parks

Isabel Alonso Díez

Arte & Activismo

A Tinta China

Plasmando palabras, a la luz de la pluma

Buscando el sentido de un instante

Alberto Blanco González

Entre paleras y encinas.

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

Puentes de papel

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

RETAMAS Y CODESOS

Página de literatura, reseñas y poemas

ENTRE LA SOLEDAD Y EL APLAUSO... ESCRIBO

Soy un reflejo de mis historias, si no escribiera sería una sombra de mi misma

David Ortega

Blog literario y filosófico

POETAS EN LA NOCHE

Poesía, cuentos y relatos

Lo irremediable

Cine Filosofía Fotografía Literatura Música Pintura

Andiñuela de Somoza

Pueblo maragato, perteneciente al ayuntamiento de Santa Colomba.

Versos en la Somoza

Poesía en el umbral de la Maragatería

TAM-TAM PRESS

TRAFICO DE CULTURA / Piensa, crea, actúa, retumba...

Paz Martínez- Urdidora de versos

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

WordPress.com en Español

Blog de Noticias de la Comunidad WordPress.com

A %d blogueros les gusta esto: