Paz Martínez- Urdidora de versos

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

Reina Blanca – por José Maldonado Segovia (Chile)

Toda la vida he vivido en San Miguel, en pleno Valle de Azapa de la ciudad de Arica. Para “civilizarnos un poco”, como decía mi abuela, y bajarnos de los árboles de guayaba, me inscribió en un taller de ajedrez, afición que retomé al ingresar a la universidad. Comencé a competir con estudiantes de múltiples carreras, conjuntamente, me pasaba horas jugando en línea. Había una chica del sur que
se hacía llamar “Reina blanca”, la cual se encargaba de desprestigiarme en diversos foros cada vez que “Alfil negro”, mi seudónimo ajedrecístico, le ganaba.
Apenas supe que el Campeonato Universitario se realizaría en Arica, me apunté.
De a poco fui pasando etapas, llegando a la final con una rubia de Viña del Mar.
La muchacha era bastante aplicada, también atractiva, de nariz respingada al igual que su perfecta cola. La sorpresa fue cuando conversando nos dimos cuenta que ella era “Reina blanca” y yo “Alfil negro”, mirándonos con desafío y revancha.
En San Miguel me concentré en la estrategia para derrotarla, humillarla. En eso tocan mi puerta. Era ella, vestida con un ceñido vestido, diciendo que quería hacer las paces, confraternizar entre adversarios. Como estaba mi familia en casa, la invité a caminar por el valle. Debajo de una enredadera de maracuyá bebimos las cervezas que trajo. Luego se puso cariñosa, besándonos a gusto. Su preciosa piel
blanca parecía estar bañada por los rayos de la luna, degustando sus senos y acariciando su delicada gruta. La viñamarina no se quedó atrás, bajándome el jeans para apresar mi virilidad y estimularme magistralmente, hasta el estallido sublime, bebiéndome por completo. Cuando pensé que aquello apenas comenzaba, ella acomodó sus ropas y se fue, dejándome atónito.
Al otro día estaba totalmente desconcentrado, frente a la chica con la que habíamos compartido algo más que cervezas. En veinte minutos me ganó la partida, no volviendo a verla nunca más en mi perra vida. Al tiempo me contaron su secreto. Dicen que la rubia se había criado con unas nanas mapuche, raza que mataba y se comía el corazón de los invasores españoles para adquirir sus fuerzas y valentía. Quién sabe cómo la “Reina blanca” transformó aquel mito, devorando a su eventual adversario para quitarle concentración y energía utilizando sus artes amatorias. Y vaya que funcionaba su estrategia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

MasticadoresFEM

"Solo quiero que se me recuerde como una persona que quería ser libre” Rosa Parks

Isabel Alonso Díez

Arte & Activismo

A Tinta China

Plasmando palabras, a la luz de la pluma

Buscando el sentido de un instante

Alberto Blanco González

Entre paleras y encinas.

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

Puentes de papel

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

RETAMAS Y CODESOS

Página de literatura, reseñas y poemas

ENTRE LA SOLEDAD Y EL APLAUSO... ESCRIBO

Soy un reflejo de mis historias, si no escribiera sería una sombra de mi misma

David Ortega

Blog literario y filosófico

POETAS EN LA NOCHE

Poesía, cuentos y relatos

Lo irremediable

Cine Filosofía Fotografía Literatura Música Pintura

Andiñuela de Somoza

Pueblo maragato, perteneciente al ayuntamiento de Santa Colomba.

Versos en la Somoza

Poesía en el umbral de la Maragatería

TAM-TAM PRESS

TRAFICO DE CULTURA / Piensa, crea, actúa, retumba...

Paz Martínez- Urdidora de versos

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

WordPress.com en Español

Blog de Noticias de la Comunidad WordPress.com

A %d blogueros les gusta esto: