Paz Martínez- Urdidora de versos

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

PORQUÉ DESTITUÍ A LA JEFA DE ESTUDIOS por Pedro Navazo Gómez

MENCIÓN DE HONOR

                                                                             Nunca te fíes de la apariencia, sino de la evidencia.

El día cinco de mayo, mi cumpleaños, me levanté algo más temprano de lo habitual y cuando llegué a la cocina me sorprendió que mi mujer no me felicitara. Esperé, mientras desayunaba a que se levantara mi hija, por si me tenían preparada una sorpresa (con regalo incluido), y lo mismo que su madre tampoco me felicitó, limitándose a darme el beso acostumbrado de cada mañana…

Cuando me quedé solo, después de que mi mujer se fuera a su trabajo y mi hija a la Universidad, no daba crédito a su olvido:

— ¿Cómo era posible que ninguna de las dos se hubiera acordado? – me decía una y otra vez.

Decepcionado, salí de casa y según iba en el metro camino del Colegio continuaba dando vueltas a lo ocurrido sin encontrar justificación a la actitud de mi familia.

Al llegar al Centro coincidí antes de entrar con varios compañeros y con Iñaki, el conserje, y aunque sabían lo de mi onomástica tampoco recibí felicitación alguna por su parte:

— ¿¡Qué estaba ocurriendo!?… ¿Por qué nadie me felicitaba?

Ya en mi despacho de Dirección, cerré la puerta y, mientras seguía haciendo mis cavilaciones sobre lo que estaba pasando, entró –después de unos “toquecitos” suaves a la puerta- Mari Mar, la Jefe de Estudios, y con una sonrisa en sus sensuales labios se acercó hacía mí, y dándome un par de besos, a la vez que me entregaba unas flores, me dijo:

— ¡Feliz cumpleaños, “jefe”!

Al marcharse Mari Mar para incorporarse a su trabajo, empecé a sentirme mejor:

— ¡Por lo menos alguien se acordaba!

También me extrañó que a lo largo de la jornada escolar no recibiera ninguna llamada de ningún amigo, lo que aumentó, si cabía, mi desilusión.

Cuando ya por la tarde, al salir, me dirigía a la estación para volver a casa, me encontré con Mari Mar esperándome en su coche:

  • ¡Habrá que celebrarlo!… ¿No?

Nos fuimos hasta Bilbao y en una cafetería tomamos, primero, una copa, luego otra y, así, hasta tres… Al disponernos a salir para irnos cada uno a su casa, después de haber disfrutado en un ambiente alegre y distendido, ella me dijo:

— ¿Y si continuamos la fiesta en mi casa?… ¡Un día es un día!

Sorprendido por la invitación y agradecido, como estaba, por ser la única que se había acordado de mí, lo pensé un instante y me dije:

— ¿Por qué no?… ¡Al fin y al cabo es mi cumpleaños!… Además, Mari Mar, es una chica mona, que no está nada mal y al parecer está animada…

Nos dirigimos a su casa, en Indautxu, y después de dejar el coche en el garaje y subir en el ascensor entramos en su piso: en el salón nos servimos otra copa, me puso música de Leonard Cohen (que sabía era mi preferida) y cuando llevábamos un rato de charla reanimada en el sofá, se levantó y, mientras abría la puerta de su dormitorio, me dijo insinuante:

— Ponte cómodo, que… enseguida vuelvo.

Al fin, transcurridos unos minutos,  se abrió la puerta y salió Mari Mar portando una enorme tarta con velas encendidas,  y acompañada – cantando a coro “El cumpleaños feliz”- de mi mujer, mi hija, el conserje y mis compañeros del Colegio y de mis mejores amigos, que se habían confabulado para ofrecerme una fiesta y darme una sorpresa…Aunque para sorpresa, la que se llevaron todos ellos, cuando me sorprendieron desnudo allí, en medio del salón, tan sólo con los calcetines puestos…

                                                        

MasticadoresFEM

"Solo quiero que se me recuerde como una persona que quería ser libre” Rosa Parks

Isabel Alonso Díez

Arte & Activismo

A Tinta China

Plasmando palabras, a la luz de la pluma

Buscando el sentido de un instante

Alberto Blanco González

Entre paleras y encinas.

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

Puentes de papel

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

RETAMAS Y CODESOS

Página de literatura, reseñas y poemas

ENTRE LA SOLEDAD Y EL APLAUSO... ESCRIBO

Soy un reflejo de mis historias, si no escribiera sería una sombra de mi misma

David Ortega

Blog literario y filosófico

POETAS EN LA NOCHE

Poesía, cuentos y relatos

Lo irremediable

Cine Filosofía Fotografía Literatura Música Pintura

Andiñuela de Somoza

Pueblo maragato, perteneciente al ayuntamiento de Santa Colomba.

Versos en la Somoza

Poesía en el umbral de la Maragatería

TAM-TAM PRESS

TRAFICO DE CULTURA / Piensa, crea, actúa, retumba...

Paz Martínez- Urdidora de versos

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

WordPress.com en Español

Blog de Noticias de la Comunidad WordPress.com

A %d blogueros les gusta esto: