Paz Martínez- Urdidora de versos

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

Pongan un Shoggth en su Vida – por Roberto Guillén alonso (Madrid)

En atención a todas las personas que, con una insistencia incluso fastidiosa, vienen reclamando desde hace tiempo saber más sobre los shoggoths, quiero hacer aquí varias recomendaciones útiles sobre tan simpáticos engendritos.

¿Es conveniente tener shoggoths como mascota, nos hemos preguntado todos a menudo? Claro que lo es. Son unas criaturas realmente adorables cuando se las conoce bien. A primera vista son feos, sí, pero eso es muy relativo. Los bóxers también son feos, con ese hocico aplastado, pero luego resultan majos y se les quiere mucho. Pues los shoggoth igual. Además, al ser informes y de tamaño muy variable, se adaptan a cualquier espacio. Así pues, vivir en un pequeño apartamento en la ciudad no es excusa para no tener uno. Otra ventaja, especialmente si se tienen querubines, son sus múltiples ojos, que les convierten en perfectos centinelas para tener en todo momento controlados a nuestros hijos. Su aspecto, poco agradable a primera vista, nos garantizará en el parque un espacio muy considerable para que nuestros hijitos jueguen a sus anchas, con los columpios sólo para ellos. Pero este efecto dura poco, porque en seguida los demás niños se acercan a dar de comer al shoggoth de su propia mano en una de sus muchas bocas, y es una cosa encantadora de ver. Hay que tener cuidado, eso sí, porque el shoggoth come gente. Pero no lo hace por maldad ni por inquina, sino que se come todo lo que pilla. Y esta es otra de sus ventajas, que al comer de todo sirve también como cubo de basura.

Su sistema de reproducción asexual, por fragmentación (como en las estrellas de mar), permite fomentar la generosidad y la amistad, pues basta con cortar un tentáculo para que surja un nuevo shoggoth de forma asombrosamente rápida (y repugnante, dicho sea de paso), que podremos regalar a quien queramos.

Sólo me queda, en fin, animar a todo el mundo a que se decida, pues el cariño que te da un shoggoth no te lo da nada. Y si no lo creéis, peor para vosotros, que ya se harta uno de tanta desconfianza, jolines.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

MasticadoresFEM

"Solo quiero que se me recuerde como una persona que quería ser libre” Rosa Parks

Isabel Alonso Díez

Arte & Activismo

A Tinta China

Plasmando palabras, a la luz de la pluma

Buscando el sentido de un instante

Alberto Blanco González

Entre paleras y encinas.

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

Puentes de papel

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

RETAMAS Y CODESOS

Página de literatura, reseñas y poemas

ENTRE LA SOLEDAD Y EL APLAUSO... ESCRIBO

Soy un reflejo de mis historias, si no escribiera sería una sombra de mi misma

David Ortega

Blog literario y filosófico

POETAS EN LA NOCHE

Poesía, cuentos y relatos

Lo irremediable

Cine Filosofía Fotografía Literatura Música Pintura

Andiñuela de Somoza

Pueblo maragato, perteneciente al ayuntamiento de Santa Colomba.

Versos en la Somoza

Poesía en el umbral de la Maragatería

TAM-TAM PRESS

TRAFICO DE CULTURA / Piensa, crea, actúa, retumba...

Paz Martínez- Urdidora de versos

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

WordPress.com en Español

Blog de Noticias de la Comunidad WordPress.com

A %d blogueros les gusta esto: