Paz Martínez- Urdidora de versos

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

NO HAY MAYOR PLACER QUE LEER POESÍA EN UN BAÑO PÚBLICO DE MÉXICO por Pedro Steve J. Hernández (Méjico)

El desfile de inválidos se demora en comenzar. Mi helado se derrite y lo último que deseo es mancha alguna en mi brillante boleado de $20. El tiempo apremia, decía el padre que no es mi padre pero sí es mi padre. Suelo visitar  el árbol que engalana su sepulcro de vez en vez. Pero no puedo rezarle. Su minúscula frente es opacada por las glorias de mis dioses petrificados.

¿Quién más va a un panteón si no es para comer tunas? Detesto las tunas. Tanto, que mi mochila está repleta de este miserable fruto de la creación. En una muestra de mi infinita bondad a la humanidad: He de consumirlas todas. Aspiro poder convertirme en un santo, en estos días cualquiera puede ser santo;  pregúntales a cada uno de los pederastas que hay en los conventos o a los eruditos que responden preguntas en Yahoo.  Mientras los estómagos de los hombres no sigan sufriendo los estragos de las tunas aspiro a tener mis aposentos en las ramas de los Pirineos.  Y qué decir de mi desdén por la cerveza.

El desfile comienza, especímenes endémicos de tribus amazónicas hacen todo menos mi disfrute de la escena. Un fiasco, endebles músculos de  joyas similares a las africanas.  El público reunido no parece sorprendido. La música de fondo comienza su marcha. Trompetistas que nunca en su vida han escuchado el término de armonía dan gala de sus dotes sobrehumanos.  Que decir de los cantantes. Uno ya no está en facultad de criticar la sociedad actual. Esas cosas solo le son adscritas a la alta burguesía de la música regional.

Ir a casa. Eso pensaba. Estando en los brazos de una mujer superior a los 40, con un rubio que te grita en la cara “¡Mírame, no acepto mi cuerpo por inseguridad! ¡Aquí tienes el tinte más horrendamente horrendo  que encontré!” No tienes muchas opciones de dónde tomar. Hace días que no entro a un motel con baño decente. El deber es bastante simple ¿No crees? Entras y sales. Penetras y listo. ¿Conoces trabajo mejor?

 Le doy una tuna a mi clienta. Satisfecha, cree necesario remojar con ella el típico tatuaje de mariposa. Uno más de mí colección. La falta de cianuro se compensa con exceso de condones. Los cortes deben de ser finos, eso dice mi maestro. Rebajas y sales. La piel queda intacta. El lienzo es barato. Con el dinero de la beca podré enmarcarlo mañana. Lavas tus manos y disfrutas de la imagen.

-Marginal astro prepotente

  Cultiva en los rezagos de las vísceras

todo menos que la vida.

      (Tú)s

hambrunas de

blancas cuencas oculares de Pighe

No hay mayor placer que escribir poesía en un baño no público de México.

MasticadoresFEM

"Solo quiero que se me recuerde como una persona que quería ser libre” Rosa Parks

Isabel Alonso Díez

Arte & Activismo

A Tinta China

Plasmando palabras, a la luz de la pluma

Buscando el sentido de un instante

Alberto Blanco González

Entre paleras y encinas.

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

Puentes de papel

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

RETAMAS Y CODESOS

Página de literatura, reseñas y poemas

ENTRE LA SOLEDAD Y EL APLAUSO... ESCRIBO

Soy un reflejo de mis historias, si no escribiera sería una sombra de mi misma

David Ortega

Blog literario y filosófico

POETAS EN LA NOCHE

Poesía, cuentos y relatos

Lo irremediable

Cine Filosofía Fotografía Literatura Música Pintura

Andiñuela de Somoza

Pueblo maragato, perteneciente al ayuntamiento de Santa Colomba.

Versos en la Somoza

Poesía en el umbral de la Maragatería

TAM-TAM PRESS

TRAFICO DE CULTURA / Piensa, crea, actúa, retumba...

Paz Martínez- Urdidora de versos

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

WordPress.com en Español

Blog de Noticias de la Comunidad WordPress.com

A %d blogueros les gusta esto: