Paz Martínez- Urdidora de versos

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

LA RAZÓN DEL HUMOR por Rafael García Casares (Madrid)

Mi abuelo al darme un beso me cogía la cabeza y el cuello por la nuca, como para que la onda expansiva se quedara en ese punto donde se une la cabeza con el pescuezo.
Fue él, junto a mi abuela, maestra en la República quienes por primera vez me hablaron de los griegos. Más tarde, con el tiempo, comprendí que todo viene de la cultura Helena. Lo trágico, lo cómico y la tragicomedia en la que también tiene lugar el sarcasmo y la parodia, incluso eso que tanto se lleva en estos tiempos modernos como es lo sublime, lo grotesco y hasta el absurdo.
Volviendo a mis abuelos y los griegos, un día me contaron uno de esos mitos que no he podido contrastar pero que mucho me temo llegó a ellos a través del comercio perdido en la obscuridad del tiempo con griegos, fenicios, astures o romanos y posteriormente de la arriería Maragata.
Me contaron, que en un tiempo ancestral producto del amor entre una Xana llamada Asia y un Titán de nombre Japeto, hijo de Gaia, nacieron dos gemelos. Atlas el férreo, el fuerte, el portador, el racional, el que aguantaba a base de paradigmas sociales, el que cargaba con lo estipulado, la cultura, los juicios y los prejuicios, el que soportaba y aportaba lo correcto, lo recto, el que sostenía al grupo dominante, el adalid de la buena educación y el decoro. Una persona de las que soportan la carga, de las que pueden llevar el peso del mundo en sus espaldas, de las que no pierden la seriedad; alguien mental, cabal y de los que no se salen del guión.
Por el contrario, al lado de Atlas, en la placenta estaba Humoröris, un sátiro que nació con unos cuernos pequeños y unas chiquitas pezuñas que le hacían tirar pal monte e improvisar por la calle del medio. Primero un niño y luego un ser propenso a murmurar cuando su hermano, el fuerte, decía sus cosas pétreas. Eso sí, siempre empleando el tono mordaz, la ironía.
Humoröris sostenía que él reía para no llorar, que humanos y dioses sufrían tanto en este mundo que se vio obligado a inventar la risa como actividad comunal ya que reduce, minimiza los conflictos y alivia el estrés.
En ese momento entró mi madre Carmina, la persona que conozco que más se ríe, y me dijo: “¿Sabes hijo?, al quitar lo comunitario, intentaron acabar con el humor, matar las carcajadas en las calles, los mentideros, las obras de teatro de vecinos, las canciones con contenido picarón o utilizar el sarcasmo contra el poder”. Así que mi madre me mandó al bosque con mis amigos a hacer el sátiro, a buscar a Humoröris y a recuperar la risa en las calles de los pueblos.
Yo le hice caso y desde ese día soy cómico ambulante en las fiestas patronales y cada noche me acuesto intentando comprender  si existe un motivo torticero por el que eliminaron a un hermano de la historia, del Mito, y si cada vez que mi abuelo me da un beso cogiéndome justo el Atlas no será para recordarme que todo podemos, además, tomárnoslo con mucho humor.

MasticadoresFEM

"Solo quiero que se me recuerde como una persona que quería ser libre” Rosa Parks

Isabel Alonso Díez

Arte & Activismo

A Tinta China

Plasmando palabras, a la luz de la pluma

Buscando el sentido de un instante

Alberto Blanco González

Entre paleras y encinas.

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

Puentes de papel

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

RETAMAS Y CODESOS

Página de literatura, reseñas y poemas

ENTRE LA SOLEDAD Y EL APLAUSO... ESCRIBO

Soy un reflejo de mis historias, si no escribiera sería una sombra de mi misma

David Ortega

Blog literario y filosófico

POETAS EN LA NOCHE

Poesía, cuentos y relatos

Lo irremediable

Cine Filosofía Fotografía Literatura Música Pintura

Andiñuela de Somoza

Pueblo maragato, perteneciente al ayuntamiento de Santa Colomba.

Versos en la Somoza

Poesía en el umbral de la Maragatería

TAM-TAM PRESS

TRAFICO DE CULTURA / Piensa, crea, actúa, retumba...

Paz Martínez- Urdidora de versos

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

WordPress.com en Español

Blog de Noticias de la Comunidad WordPress.com

A %d blogueros les gusta esto: