Paz Martínez- Urdidora de versos

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

La Lentitud – por José Luis Cabrera Ayala (Madrid)

Soy lento, muy lento, lentísimo. Tengo la intuición de que soy el hombre más lento del

mundo. Soy lento de solemnidad, de cintura para abajo y para arriba, soy lento de pisada, de pensamiento, de obra y hasta de omisión. Vivo en un mundo de velocidad, pero soy lento como yo solo, de tomo y lomo, hasta la desesperación. Camino lento, pienso despacio, rayo la velocidad cero.

Disfruto fregando los platos con total lentitud, abro despacio el grifo para que no caiga el agua de golpe, si es necesario regulo el caudal antes de acometer la tarea, froto lento con el estropajo, echo jabón con total parsimonia, dejo que el agua caiga, que se derrame, miro, enjuago, pienso, me cercioro, y luego, ardua la tarea y parsimonioso el gesto, seco el plato hasta que resplandece. Después, lo miro atentamente, el tiempo que haga falta, casi con devoción, y hasta podría decir que es un plato distinto al del comienzo, pues puedo percibir el desgate por el tiempo transcurrido.

Me dicen que nunca llegaré a nada, que la velocidad apabulla y hechiza, que solo haciendo las cosas rápido estás donde debes estar, que el primero es el más veloz (que iluminados), que gana el que más corre (se habrán dejado la neurona), que el tiempo es dinero, que en el movimiento está la prosperidad. ¡Que me dé prisa, vamos!.

Y yo, pues eso, lento como la coja y además no puedo cambiar. Y mira que lo he intentado.

Yo no cazo las cosas al vuelo, a menudo no las veo ni llegar, y las más, me vienen fragmentadas, pero llegar, pues acangrejadas, pero llegan; y poco a poco, y lentamente, miro el parque en otoño y no me llega la velocidad para observar tanta hoja suelta, ni el parque en su integridad, y despacio, muy despacio, miro la hojas, de una en una, y las pienso y las intuyo y las reconstruyo, y puedo saborear el parque entero, aun sin poderlo mirar, y es que, aunque no vea las hojas quietas porque para cuando las enfoco ya se han vuelto a separar, puedo, en cambio, mirar las partes con total lentitud.

Los que más me quieren dicen que soy flemático, que llevo la parsimonia hacia atrás, que soy de actuar burocrático, que no ando lento, sólo presiento el paso y que provoco  bruma al andar; y los que menos, que mi actuar provoca braquicardia, ataque de ira, y ganas de asesinar, que soy lento de cachaza y pesado hasta la saciedad.

Un día me dijo un tipo, por aquello de animar: “El buey pisa lento pero la tierra es paciente.” Dos días tardé en pensar la frase y en llegar hasta el sentido final y para cuando lo hice y quise agradecer tan sutil piropo, el tipo se había muerto ya.

En fin, que soy un hombre de moviola, lento hasta la repetición, y es que cuando logro salir de casa, es hora ya que volver a entrar. Si me tocase ser un día, sin duda sería ayer, si animal, el oso Pérez, si libro, el último de la trilogía inacabada, si oficio el sermón del cura tartamudo. Y es que ¡estoy harto ya!, pero siempre despacio, no me vaya a estresar.

En mi desgracia, en mi desesperación, me pregunto si podrá existir un reducto para lentos, con alguna que otra ventaja adicional, donde el llegar más tarde sea de buena educación, y la ruina llegue lenta o nunca acabe de alcanzar; donde haya demasiado tiempo para uno mismo y la muerte tarde más en llegar.

Y sueño con ese lugar donde la belleza esté en la lentitud, donde haya coches de dos caballos que tarden mucho en llegar, donde no se necesite la velocidad para poder volar, en el que un copo de nieve se pueda mirar tan lentamente que del cielo a la tierra pase una eternidad.

Fdo: Sr. Blas De Súbito Supino

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

MasticadoresFEM

"Solo quiero que se me recuerde como una persona que quería ser libre” Rosa Parks

Isabel Alonso Díez

Arte & Activismo

A Tinta China

Plasmando palabras, a la luz de la pluma

Buscando el sentido de un instante

Alberto Blanco González

Entre paleras y encinas.

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

Puentes de papel

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

RETAMAS Y CODESOS

Página de literatura, reseñas y poemas

ENTRE LA SOLEDAD Y EL APLAUSO... ESCRIBO

Soy un reflejo de mis historias, si no escribiera sería una sombra de mi misma

David Ortega

Blog literario y filosófico

POETAS EN LA NOCHE

Poesía, cuentos y relatos

Lo irremediable

Cine Filosofía Fotografía Literatura Música Pintura

Andiñuela de Somoza

Pueblo maragato, perteneciente al ayuntamiento de Santa Colomba.

Versos en la Somoza

Poesía en el umbral de la Maragatería

TAM-TAM PRESS

TRAFICO DE CULTURA / Piensa, crea, actúa, retumba...

Paz Martínez- Urdidora de versos

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

WordPress.com en Español

Blog de Noticias de la Comunidad WordPress.com

A %d blogueros les gusta esto: