Paz Martínez- Urdidora de versos

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

HEMORROIDES por Victor Francisco Figari (Perú)

Si en mi caminar notan algo peculiar no es por lo que piensan, es por…

Aja!… Tú eras el que ha salido del closet. No…. No…no es eso, es por el ajo.

Que tiene que ver el ajo…..ni que te lo metieras en el trasero.

Algo así, pero no me confundan, y sigan leyendo para que aprendan algo sobre remedios caseros.

Primero fue el colesterol, después los triglicéridos, luego la rodilla, la próstata, los lunares, etc, etc,  y ahora, hemorroides….  no termino con los problemas relacionados a mi salud.

Claro…que más esperas, viejo degenerado, la próxima vez  ponte vaselina.

La última vez que me examinaron la próstata el médico hizo el siguiente comentario.  

Que buen paquete de almorranas tienes allí, pero no le di importancia.

Pasaba el tiempo y la situación empeoraba cada vez más y más, y no hacía nada.

Cuando la situación se puso incontrolable, tome la sabia decisión de no ir al médico, evitando así que me calateen y me manipulen esa parte nuevamente.

Basta con que le metan a uno el dedo una vez al año, no creen.

De repente uno le agarra el gustito y la canción…….

No te dije…..los primeros signos se te están manifestando….yaaa….  acéptalo y sal del closet.

Me las curo yo mismo…. nadie me vuelve a toca esa parte……decidí.

Hoy en día los médicos por cualquier cosita te quieren operar, se imaginan una operación ahí, si por la operación en la rodilla casi me muero del susto, como sería que me operen de hemorroides, ni quiero pensar en eso.

Total…. para algo sirve el internet, y me puse a investigar, tras varias horas de arduo trabajo recopilando información acerca de las malditas almorranas, llegué a la conclusión de que no eran nada del otro mundo y me las podía curar siguiendo unos consejos caseros muy simples y naturales, los cuales quiero compartir con ustedes, porque estoy seguro que más de uno tiene el mismo problemita, e igual que yo no desea que le trajinen esa parte del organismo.

Antes que todo quiero eliminar el método del ajo, el cual por experiencia propia lo he descartado de por vida, inclusive en mi alimentación, el cual antes de esta experiencia desagradable era uno de mis condimentos favoritos.

El método del ajo…. ojo…. es solo para valientes, consiste en untarse con ajo molido la zona afectada o sea las almorranas, dejarlo aproximadamente dos minutos, luego cuando empieza a quemar lavarse con agua tibia y pasa la picazón y la hemorroide se encoge.

MENTIRA !!!

Cuando empieza a quemar ni con agua ni con nada se te pasa, solo te queda aguantar por lo menos una semana, afectándote el caminar, cuando te sientas y otras situaciones que no quiero mencionar.

Queda así explicado claramente el problema sobre mi extraño caminar.

Descartado este método decidí por los convencionales y menos radicales, he aquí una lista de lo que por experiencia propia recomiendo:

NO pujar con mucha fuerza, ya saben cuándo.

NO estar sentado mucho rato.

NO limpiarse con papel higiénico de color o con perfume, solo usar toallitas húmedas.

NO utilizar ropa interior, que no sea de algodón.

NO rascarse.

Ahora viene la dieta, es muy importante.

NO comer comida chatarra.

NO comer ají.

NO alcohol.

NO fumar.

Tomar ocho vasos de agua diarios y una dieta rica en fibras, verduras y frutas y olvidarse del café y bastante ejercicio.

Para los más machos que no creen en las recetas caseras, algo muy simple, van donde un médico especialista en hemorroides, donde se las pueden ligar con bandas de caucho, eso significa que te las estrangulan y después de un tiempo te las cortan, o una inyección de un químico que te las seca y después se caen solitas, o el tratamiento con calor el cual consiste en echarte en una camilla con las patas abiertas y te ponen una lámpara infrarroja por 15 minutos todos los días hasta que se secan, y la más segura y efectiva, que te metan cuchillo y luego tienes que conseguirte una cámara de llanta para poder sentarte, y terminas caminando como cuando me las unte con ajo, y soportar los silbidos y piropos cuando sales a la calle.

Lo que no consigo todavía es un ablandador de eses….  alguien sabe que es eso?

Ah…..me olvidaba lo más importante para los que sufren de hemorroides……..

Evitar el coito anal……Ja…ja….ja….

MasticadoresFEM

"Solo quiero que se me recuerde como una persona que quería ser libre” Rosa Parks

Isabel Alonso Díez

Arte & Activismo

A Tinta China

Plasmando palabras, a la luz de la pluma

Buscando el sentido de un instante

Alberto Blanco González

Entre paleras y encinas.

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

Puentes de papel

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

RETAMAS Y CODESOS

Página de literatura, reseñas y poemas

ENTRE LA SOLEDAD Y EL APLAUSO... ESCRIBO

Soy un reflejo de mis historias, si no escribiera sería una sombra de mi misma

David Ortega

Blog literario y filosófico

POETAS EN LA NOCHE

Poesía, cuentos y relatos

Lo irremediable

Cine Filosofía Fotografía Literatura Música Pintura

Andiñuela de Somoza

Pueblo maragato, perteneciente al ayuntamiento de Santa Colomba.

Versos en la Somoza

Poesía en el umbral de la Maragatería

TAM-TAM PRESS

TRAFICO DE CULTURA / Piensa, crea, actúa, retumba...

Paz Martínez- Urdidora de versos

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

WordPress.com en Español

Blog de Noticias de la Comunidad WordPress.com

A %d blogueros les gusta esto: