Paz Martínez- Urdidora de versos

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

EL SOFÁ por Manuela Bodas Puente

La tarde se presentaba anodina. Desde la ventana se amontonaba la amenaza gris de la lluvia. Iba a llover, seguro que iba a llover. Allí tumbada en el sofá me sentí resguardada del gris acuoso de la tarde.

            Se estaba de perlas allí tirada en el sofá, cerré los ojos y dejé que la magia de su acolchada estructura me llevara flotando de viaje por esos caminos de iniciación a la muerte que son los caminos del sueño.

            Aquel sofá era una delicia. Desde la primera vez que lo vi, me gustó. Era un sofá fortachón, corpulento, con buenos brazos, sonreí ante esta observación, los buenos brazos son grandes dadores de abrazos, me dije, aunque luego deseché la idea, también hay brazos grandes dedicados a deshacer abrazos.

            Como digo, el sofá me enamoró a primera vista, tanto es así, que en mi fuero interno supe que allí, en aquel sofá iban a ocurrir cosas maravillosas, como compartir una buena cena, apurar un buen Bierzo, leerle la mano al destino. Soñar, respirar calma, dejarse llevar por su relajante superficie. En aquel sofá se podía hacer hasta…, por si hay peques, no termino la frase, cada uno que se aplique el cuento como mejor le venga en gana.

            -¡Vaya con esta mosquita muerta! Sentenció el sofá. Esto promete, me da a mí que ésta…, no sé, no sé, tiene un no sé qué que se yo… No penséis mal de mí, pero aquí calladito se aprende mucho.

La psiquiatra tuvo que zarandearme, me había quedado transpuesta. Soñando que aquel sofá era el gran amante que aún esperaba con cuarenta años. No, no me miréis con cara de susto. A mis cuarenta años (taparle los oídos a los peques, por favor), uf me da mucho corte confesarlo, pero soy, soy… virgen, ala, ya está, ya lo he dicho. Por eso acudo a esta consulta desde hace un tiempo. Aunque creo que esto, bueno estoy casi segura de que esto, ya sabéis lo de ser…, va a tener arreglo muy pronto. Creo que ésta, la psiquiatra, no se me escapa, con ayuda de este hermoso sofá, estoy dispuesta a perder la virginidad cualquier día de estos.

-¡Ay de mí! ¿No os decía yo que aquí iba a haber más que palabras? Nunca mejor dicho. Se quejó el sofá

MasticadoresFEM

"Solo quiero que se me recuerde como una persona que quería ser libre” Rosa Parks

Isabel Alonso Díez

Arte & Activismo

A Tinta China

Plasmando palabras, a la luz de la pluma

Buscando el sentido de un instante

Alberto Blanco González

Entre paleras y encinas.

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

Puentes de papel

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

RETAMAS Y CODESOS

Página de literatura, reseñas y poemas

ENTRE LA SOLEDAD Y EL APLAUSO... ESCRIBO

Soy un reflejo de mis historias, si no escribiera sería una sombra de mi misma

David Ortega

Blog literario y filosófico

POETAS EN LA NOCHE

Poesía, cuentos y relatos

Lo irremediable

Cine Filosofía Fotografía Literatura Música Pintura

Andiñuela de Somoza

Pueblo maragato, perteneciente al ayuntamiento de Santa Colomba.

Versos en la Somoza

Poesía en el umbral de la Maragatería

TAM-TAM PRESS

TRAFICO DE CULTURA / Piensa, crea, actúa, retumba...

Paz Martínez- Urdidora de versos

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

WordPress.com en Español

Blog de Noticias de la Comunidad WordPress.com

A %d blogueros les gusta esto: