Paz Martínez- Urdidora de versos

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

El Octavo Pecado Capital – por Pilar Calvo Lou (Madrid)

A Paula le encanta escribir. De hecho, ha pensado muchas veces en dejar su trabajo para dedicarse única y exclusivamente a la escritura. Aunque tenga que sacrificar alguno de esos caprichos o pequeños lujos a los que está acostumbrada. Sin embargo, son ya cinco o seis semanas las que ni siquiera se atreve a abrir el procesador de texto cuando enciende el ordenador. Está como ida, es incapaz de concentrarse, olvida qué está haciendo y por qué. Pero es muy consciente de que estos despistes no son los motivos reales por los que se siente incapaz de ponerse a escribir. La verdad, es que le da miedo, pánico. De hacerlo, comenzaría a vomitar palabras inconexas sin sentido alguno. Intentaría hilarlas de alguna manera y, con la primera frase que consiguiera redactar, seguro, se pondría a llorar.

Sale al balcón. Dicen que eso de respirar aire fresco en mitad de la oscuridad y del silencio de la noche, inspira. O al menos, queda muy poético, muy romántico. Piensa mientras su mirada se pierde en el vacío y escucha de fondo el ruido del camión de la basura que tanto le incomoda. Las oportunidades no siempre se sirven en bandeja y se dice para ella misma: “Debería actuar y ponerme una falda tubo cual camarera, sin que nadie me sirva nada. Ser yo quien me vaya ofreciendo oportunidades como si de los aperitivos de un cocktail de boda se tratase. O ponerme mi mejor vestido playero y dar buena cuenta de un buffé libre del hotel, sin esperar a que nadie me traiga el plato a la mesa”.

Y entonces, sin darse cuenta, se ríe. Menuda metáfora tan estúpida. Son cuatro o cinco minutos, no más, los que tarda en coger su MacBook y abrir sin miedo el procesador de texto. Un título simple: “El octavo pecado capital: el humor”. “No quiero hacer zumos si la vida me da limones. Solo quiero reír hasta tener que cambiarme de ropa interior. Quiero echarme aceite, para que todo me resbale. Y cambiar la línea de mi crema hidratante facial, que sea antiarrugas por todas las que me van a aparecer en las comisuras de los labios. Y llegar, de nuevo, a casa, con los pies negros por haberme tenido que quitar los taconazos tras una noche de chicas: vaya sola o acompañada. Y también quiero esa sensación, ésa que  me hace comenzar a sudar mientras noto como mi cara torna en un rojo tomate maduro al intentar contener una risa inoportuna.”

Paula relee el párrafo satisfecha, y prosigue: “He pecado mucho; de pensamiento, palabra, obra y omisión. Y quiero seguir haciéndolo, pero solo pecar de humor. Pecar de palabras capaces de desencadenar unas cuantas carcajadas. Pecar por todo lo que no he pecado durante meses. Pecar y solo arrepentirme de haber pecado de soberbia.”

Guarda el documento y acto seguido cambia el bote de la sal por el del azúcar. Ella es de azúcar moreno y él, del que esté más a mano. Ella, podrá diferenciarlo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

MasticadoresFEM

"Solo quiero que se me recuerde como una persona que quería ser libre” Rosa Parks

Isabel Alonso Díez

Arte & Activismo

A Tinta China

Plasmando palabras, a la luz de la pluma

Buscando el sentido de un instante

Alberto Blanco González

Entre paleras y encinas.

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

Puentes de papel

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

RETAMAS Y CODESOS

Página de literatura, reseñas y poemas

ENTRE LA SOLEDAD Y EL APLAUSO... ESCRIBO

Soy un reflejo de mis historias, si no escribiera sería una sombra de mi misma

David Ortega

Blog literario y filosófico

POETAS EN LA NOCHE

Poesía, cuentos y relatos

Lo irremediable

Cine Filosofía Fotografía Literatura Música Pintura

Andiñuela de Somoza

Pueblo maragato, perteneciente al ayuntamiento de Santa Colomba.

Versos en la Somoza

Poesía en el umbral de la Maragatería

TAM-TAM PRESS

TRAFICO DE CULTURA / Piensa, crea, actúa, retumba...

Paz Martínez- Urdidora de versos

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

WordPress.com en Español

Blog de Noticias de la Comunidad WordPress.com

A %d blogueros les gusta esto: