Paz Martínez- Urdidora de versos

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

DOS POR DOS, CUATRO por Venancio Rodriguez Sanz (Zaragoza)

—Dos por dos, cuatro. Dos por dos, cuatro. Dos por dos, cuatro. Dos por dos, cuatro. Dos por dos, cuatro…

—Hijo mío. ¿Qué te pasa?

—Dos por dos, cuatro. Dos por dos, cuatro. Dos por dos, cuatro. Dos por dos, cuatro. Dos por dos, cuatro…

—Doctor, doctor. Mi hijo no deja de repetir que dos por dos son cuatro. Ya verá, ya verá. ¡Habla, hijo mío!

—Dos por dos, cuatro. Dos por dos, cuatro. Dos por dos, cuatro. Dos por dos, cuatro. Dos por dos, cuatro…

—No se preocupe, señora. Dele estas pastillas y cuando las termine, vuelva…

Pasaron unos días.

— ¿Qué tal? ¿Cómo le fueron las pastillas?

—Mire, señor doctor, no solo no le hicieron nada, sino que ahora le suma dos más. Ya verá. ¡Habla, hijo mío!

—Dos por dos, cuatro, más dos, seis. Dos por dos, cuatro, más dos, seis. Dos por dos, cuatro, más dos, seis. Dos por dos, cuatro, más dos, seis, Dos por dos, cuatro, más dos, seis…

—Tiene razón, señora. Dele estas pastillas y cuando las termine, vuelva…

Pasaron unos días más.

— ¿Qué tal? ¿Cómo le fueron las pastillas?

—Mire, señor doctor, ha vuelto a lo de antes.

— ¡Ah! Eso es un logro.

—No, no. No me ha comprendido, ahora es mucho peor.

— ¿Qué me dice, no la comprendo?

—Quiero decir que al principio decía dos por dos, cuatro, después le sumó dos, y ahora le resta esos dos. Ya verá, ya verá. ¡Habla, hijo mío!

—Dos por dos, cuatro, más dos, seis, menos dos, cuatro. Dos por dos, cuatro, más dos, seis, menos dos, cuatro. Dos por dos, cuatro, más dos, seis, menos dos, cuatro. Dos por dos, cuatro, más dos, seis, menos dos, cuatro. Dos por dos, cuatro, más dos, seis, menos dos, cuatro…

—Estoy muy preocupada, señor doctor. No sé qué hacer.

—No se preocupe, señora. Mire, dele estas pastillas y cuando las termine. Vuelva.

—No, no. Déjelo. Si total, tampoco tiene tanta importancia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

MasticadoresFEM

"Solo quiero que se me recuerde como una persona que quería ser libre” Rosa Parks

Isabel Alonso Díez

Arte & Activismo

A Tinta China

Plasmando palabras, a la luz de la pluma

Buscando el sentido de un instante

Alberto Blanco González

Entre paleras y encinas.

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

Puentes de papel

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

RETAMAS Y CODESOS

Página de literatura, reseñas y poemas

ENTRE LA SOLEDAD Y EL APLAUSO... ESCRIBO

Soy un reflejo de mis historias, si no escribiera sería una sombra de mi misma

David Ortega

Blog literario y filosófico

POETAS EN LA NOCHE

Poesía, cuentos y relatos

Lo irremediable

Cine Filosofía Fotografía Literatura Música Pintura

Andiñuela de Somoza

Pueblo maragato, perteneciente al ayuntamiento de Santa Colomba.

Versos en la Somoza

Poesía en el umbral de la Maragatería

TAM-TAM PRESS

TRAFICO DE CULTURA / Piensa, crea, actúa, retumba...

Paz Martínez- Urdidora de versos

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

WordPress.com en Español

Blog de Noticias de la Comunidad WordPress.com

A %d blogueros les gusta esto: