Paz Martínez- Urdidora de versos

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

DONDE LOS ROSALES por Patrocinio Gil Sánchez (Álava)

No es porque Teresa se empeñara en que fuéramos de vacaciones al pueblo aquel verano, quejándose que desde que falleció su padre, tres años largos ya, no habíamos salido de casa ni gozado un capricho, sino porque mi suegra, 94 años, la cabeza perdida y la vista cansada, el ajetreo del viaje no le sentaría bien y, porque yo estaba en el paro y sin cobrar desde que cerró la empresa y vivimos con la pensión de viudedad de ella que no da para casi nada.

      No hubo razones, porque cuando a mi santa se le mete algo en la mollera no hay más que hablar.

      -Que íbamos y punto.

      Y buena es la Teresa, cuando dice que mete la cabeza por ahí, la mete. Así que, al pueblo con el utilitario de cinco plazas más viejo que la tarara y sin aire acondicionado, un servidor conduciendo, la suegra de copiloto roncando como una descosida y cuando no, canturreando lo de:

                                                   Por el camino verde,

                                                                                                              camino verde,

                                                   que va a la ermita,

                                                   donde lloran de pena

                                                   las margaritas…                                                  

Y la madre de mis hijos (aunque no sé yo si la pequeña lo será, porque ese hoyuelo en la barbilla y ese pelo color rojizo son más de don Tomás, el cacique del pueblo, que míos) todo el puñetero rato rato:  

      -¡Manuel, cuidado con esa curva! ¡Manuel, que ese camión nos va a dar por detrás!

      Y las gemelas y Manolito, atrás peleándose con un montón de bultos que no cabían en el maletero.

      Y así no había manera.

Pero la hubo, aunque la cosa se complicó cuando lo de la barbacoa de aquel último sábado antes de regresar, porque a mi suegra, que come como una lima, se le atragantó un hueso de la chuletilla de cordero y se fue poniendo roja primero, morada después y blanca cuando se quedó con los ojos abiertos contando las estrellas.

      Que si llamamos a urgencias, que dije yo en un repente viendo a la pobre mujer tan poca cosa, encogida como un ovillo.

      Que si nos callamos, la subimos al coche y nos la llevamos a casa y luego ya veremos, que dijo la pequeña sin saber bien lo que decía.

      Una nos iba y otra nos venía, hasta que Teresa, que cuando piensa siempre piensa bien, resolvió lo de enterrarla donde los tres rosales y dios diría.

      Eso hicimos y volvimos a casa como si todo fuera lo más normal del mundo.

     No sé…Nosotros no somos así, somos pobres y honrados, pero a veces, la necesidad te obliga a tomar estas decisiones y una mentira se unía a otra y a otra y…

     El caso es que han pasado ya tres meses y, de momento, nadie nos ha reclamado nada, la pensión sigue llegando como siempre, los niños juegan y sonríen como lo hacían antes, Teresa sigue a lo suyo y yo, yendo y viniendo por ahí a ver si me sale algo, que no me sale. Sólo la vecina pregunta por ella alguna vez y Teresa le dice que se quedó en el pueblo a vivir con una sobrina porque le gusta mucho cuidar los rosales.

     Ya veremos en qué acaba todo esto y si no nos meten en la cárcel…

MasticadoresFEM

"Solo quiero que se me recuerde como una persona que quería ser libre” Rosa Parks

Isabel Alonso Díez

Arte & Activismo

A Tinta China

Plasmando palabras, a la luz de la pluma

Buscando el sentido de un instante

Alberto Blanco González

Entre paleras y encinas.

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

Puentes de papel

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

RETAMAS Y CODESOS

Página de literatura, reseñas y poemas

ENTRE LA SOLEDAD Y EL APLAUSO... ESCRIBO

Soy un reflejo de mis historias, si no escribiera sería una sombra de mi misma

David Ortega

Blog literario y filosófico

POETAS EN LA NOCHE

Poesía, cuentos y relatos

Lo irremediable

Cine Filosofía Fotografía Literatura Música Pintura

Andiñuela de Somoza

Pueblo maragato, perteneciente al ayuntamiento de Santa Colomba.

Versos en la Somoza

Poesía en el umbral de la Maragatería

TAM-TAM PRESS

TRAFICO DE CULTURA / Piensa, crea, actúa, retumba...

Paz Martínez- Urdidora de versos

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

WordPress.com en Español

Blog de Noticias de la Comunidad WordPress.com

A %d blogueros les gusta esto: