Paz Martínez- Urdidora de versos

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

CUALQUIER PARECEIDO CON LA REALIDAD ES PURA COINCIDENCIA por Mario Fernández Fraile (León)

Finalmente, y después de pensármelo mucho, recurrí el valor para declararme a mi chica, a mi amor, eso sí, con el corazón en la mano, pero ella solo gritó al ver tanta sangre. Después de todo, no me resultaba extraño porque casarse con un matemático no le traería más que problemas. De esta manera la mujer que tanto amé se había convertido en un fantasma y yo solamente era el lugar de sus apariciones. Ya me lo decía mi querido amigo imaginario, “Asúmelo no eres real” mientras me escribía algo muy profundo:” estás a la altura del subsuelo”. Después de todo lo que me había sucedido, me armé de valor y me puse a hacer las maletas, mientras cerré de un portazo la puerta de mi casa. Subí en el coche, sin rumbo fijo, solo arranqué y seguí por la carretera, sin ningún objetivo más que el que el destino me quisiera deparar. Estuve todo el día al volante, y ya metido en la noche oscura, hacía frio y de repente entre la nada una chica estaba haciendo autostop. Paré y se subió. No hablaba mucho, era un poco extraña, era como que nadie hubiera visto al hombre invisible entrar en el cuarto oscuro. Tenía algo, no sé qué, que me ponía un poco nervioso…

Ya casi estábamos llegando al pueblo, cuando de pronto la autostopista me dijo: ” En esa curva me maté yo”. ¡No daba crédito! Solo me había hablado eso en todo el viaje, y resulta que era la famosa chica de la curva, de ahí que su presencia me alterara… Continuó hablando y me dijo que cuando la muerte vino a reclamar su alma, ella le dijo que la había perdido en una apuesta…¡Uff! Pensé.

    Llegamos al pueblo y bajó apresuradamente de mi coche, se fue sin despedirse, tan solo un rápido gracias fue lo único que me dijo y salió corriendo. Quizás no quería que yo le hiciera preguntas.

Bajé del coche, lo cerré y me dirigí a la plaza del pueblo, me puse a leer el tablón de anuncios por si hubiera alguna nota de casas en alquiler. Pero mi sorpresa fue muy grande al leer lo que allí se anunciaba…

“ Terrorista suicida busca relación a prueba de bombas”.

“ Pirómano busca mujer fogosa para relación ardiente”.

“ Hombre del tiempo busca relación tormentosa”.

“ Traficante de órganos busca mujer con buen corazón”.

“ Caníbal en prácticas busca mujer tierna para invitarla a cenar”.

    Un frío sudor recorría mi cuerpo, no sabía donde estaba ni lo que iba a suceder, todo era surrealista, era inevitable estar sobresaltado, de repente, un fuerte golpe me recorrió por entero mientras oía una voz… la dulce voz de mi madre diciéndome, ¡ tranquilo, cariño! ¡sube a la cama y vuelve a dormirte! pero yo…¡aún  no me atrevía! 

MasticadoresFEM

"Solo quiero que se me recuerde como una persona que quería ser libre” Rosa Parks

Isabel Alonso Díez

Arte & Activismo

A Tinta China

Plasmando palabras, a la luz de la pluma

Buscando el sentido de un instante

Alberto Blanco González

Entre paleras y encinas.

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

Puentes de papel

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

RETAMAS Y CODESOS

Página de literatura, reseñas y poemas

ENTRE LA SOLEDAD Y EL APLAUSO... ESCRIBO

Soy un reflejo de mis historias, si no escribiera sería una sombra de mi misma

David Ortega

Blog literario y filosófico

POETAS EN LA NOCHE

Poesía, cuentos y relatos

Lo irremediable

Cine Filosofía Fotografía Literatura Música Pintura

Andiñuela de Somoza

Pueblo maragato, perteneciente al ayuntamiento de Santa Colomba.

Versos en la Somoza

Poesía en el umbral de la Maragatería

TAM-TAM PRESS

TRAFICO DE CULTURA / Piensa, crea, actúa, retumba...

Paz Martínez- Urdidora de versos

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

WordPress.com en Español

Blog de Noticias de la Comunidad WordPress.com

A %d blogueros les gusta esto: