Paz Martínez- Urdidora de versos

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

Ayer y Hoy, El Mismo Día en Mi Corazón – por Amparo Martínez González (Santiagomillas,León)

Nací Polita, y así me llamaron toda la vida, por más que en mi juventud intenté me llamarán Hipólita, con todas las letras, a pesar de ser de esos nombres, que a veces no perdonamos a nuestros padres; que si la bisabuela era Hipólita y la llamaban Poli, que si la abuela era Hipólita y la llamaban Lita, que si mi madre era Hipólita y la llamaban la hija de Lita.

Así mi lucha resultó del todo infructuosa, y apechugo de por vida con Polita, eso sí, ante Notario dejo escrito que en mi lápida conste:

“Polita que siempre deseo ser Hipólita”, al menos para la posteridad queda dicho y escrito sobre piedra.

Mi pueblo era un bello lugar siempre verde y blanco, en función de la estación del año. Había unos cien habitantes, la mayoría primos entre sí, y la mayoría con exceso de juicio sobre los demás, lo que se suele decir de los pueblos, y además es cierto.

 El recuerdo más hermoso de mi infancia y que era la risa del pueblo, se debía a que mi madre tenía una tienda de ultramarinos y vendía entre otras cosas galletas, que eran mi golosina preferida, pero mi madre solo me daba las rotas que no podía vender, así yo cuando tenía mis monedas que me regalaban los padrinos o mi madre, me iba al bar del pueblo que vendía las mismas galletas a comprar las que me daban con  mis pequeños ahorros, y la Sra.Lisa, creo era Basilisa, otra como yo, con un nombre disimulado, me decía : pero Polita como te voy a vender lo que vende tu madre, y yo con los ojos húmedos le decía: pero las de mi madre están rotas!!!!! Y aquella mujer me daba galletas con una sonora carcajada y nunca me las cobraba. De esta manera era la niña del pueblo que tenía más galletas, las rotas para llevar a la escuela y las enteras para deleitarme yo en una galleta redonda y entera.

Hoy cuando como galletas, las parto chiquititas , porque ayer y hoy, me hacen sentir el mismo día en mi corazón.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

MasticadoresFEM

"Solo quiero que se me recuerde como una persona que quería ser libre” Rosa Parks

Isabel Alonso Díez

Arte & Activismo

A Tinta China

Plasmando palabras, a la luz de la pluma

Buscando el sentido de un instante

Alberto Blanco González

Entre paleras y encinas.

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

Puentes de papel

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

RETAMAS Y CODESOS

Página de literatura, reseñas y poemas

ENTRE LA SOLEDAD Y EL APLAUSO... ESCRIBO

Soy un reflejo de mis historias, si no escribiera sería una sombra de mi misma

David Ortega

Blog literario y filosófico

POETAS EN LA NOCHE

Poesía, cuentos y relatos

Lo irremediable

Cine Filosofía Fotografía Literatura Música Pintura

Andiñuela de Somoza

Pueblo maragato, perteneciente al ayuntamiento de Santa Colomba.

Versos en la Somoza

Poesía en el umbral de la Maragatería

TAM-TAM PRESS

TRAFICO DE CULTURA / Piensa, crea, actúa, retumba...

Paz Martínez- Urdidora de versos

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

WordPress.com en Español

Blog de Noticias de la Comunidad WordPress.com

A %d blogueros les gusta esto: