Paz Martínez- Urdidora de versos

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

Brindis

por Anderson Yesid Hernández Bastidas

Ahora entre aplausos y licor pasaban algunos minutos, una mujer de cabello alborotado agarra un micrófono sus manos pequeñas lo aprietan solo un poco, lo aleja algo de sus labios delgados. Ella menciona algunas palabras que son una de tantas cordialidades. Aprieta los dientes, respira, intenta relajarse y una melodía comienza, mientras en el tumulto hay discursos que parecen desechos.

Las palabras parecían muertas, pero a dos hombres que entre el compromiso y el azar están en ese sitio poco les importaba. Esa es una de esas amistades sin protocolos y sinceras como un insulto. Uno de ellos cuando escucha la melodía dice entre un grito que ameritaba el lugar un – ¡Esa es! – y esa melodía se convirtió en un coro en su cabeza. Existe ahí una deconstrucción de estado de cosas, incluso algo destruido. Toda una explosión.

  • ¡Esa es! – Le responde su compinche que algo intuye y se muestra alegre.

En ese momento ya nada importaba, un poco de licor que sirve de algún nuevo mejor amigo de esos que solo aparecen esa noche entre los espíritus de un trago fuerte. Esa noche nuestros protagonistas se sienten los reyes, ese día se nota que el corazón aun late y fuerte. Un brindis entre los dos hermanos sin tener parentesco, luego una pequeña despedida de la voz que causa revuelo en la cabeza en uno de ellos.

II

La dama de cabello alborotado caminaba suave entre el público, el tipo de la explosión deconstructora da un paso largo, toma su mano y traga algo de saliva. Los nervios no lo hacen disfrutar de la suavidad de esa epidermis y entre todas las palabras que pudo decir solo dijo las más obvias.

  • Cantaste muy bonito
  • Gracias  – Responde con una sonrisa

Eso es un inicio.

Sobre el autor

Tengo 36 años, de signo virgo y escéptico ante el horóscopo, aunque a veces lo leo en mañanas de pereza.  Soy politólogo, escritor y una mezcla de ambos cuando la situación lo requiere. Me encanta la leer y por muchas razones; que van desde necesidad inexplicable, hasta tener tiempo de ocio; escribo. Tengo un par de cuentos en algunas revistas de difícil ubicación y fanzines. También mis escritos se han apegado a mi profesión con mi visión del investigador social.

Puntuación: 1 de 5.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

MasticadoresFEM

"Solo quiero que se me recuerde como una persona que quería ser libre” Rosa Parks

Isabel Alonso Díez

Arte & Activismo

A Tinta China

Plasmando palabras, a la luz de la pluma

Buscando el sentido de un instante

Alberto Blanco González

Entre paleras y encinas.

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

Puentes de papel

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

RETAMAS Y CODESOS

Página de literatura, reseñas y poemas

ENTRE LA SOLEDAD Y EL APLAUSO... ESCRIBO

Soy un reflejo de mis historias, si no escribiera sería una sombra de mi misma

David Ortega

Blog literario y filosófico

POETAS EN LA NOCHE

Poesía, cuentos y relatos

Lo irremediable

Cine Filosofía Fotografía Literatura Música Pintura

Andiñuela de Somoza

Pueblo maragato, perteneciente al ayuntamiento de Santa Colomba.

Versos en la Somoza

Poesía en el umbral de la Maragatería

TAM-TAM PRESS

TRAFICO DE CULTURA / Piensa, crea, actúa, retumba...

Paz Martínez- Urdidora de versos

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

WordPress.com en Español

Blog de Noticias de la Comunidad WordPress.com

A %d blogueros les gusta esto: