Alguna vez pensé en decirte … ¿Pero qué sería de mí entonces? Tendría que derribar mis murallas, tal vez poner el mundo patas arriba. Asumir tus mismos sentimientos. Sí asumirlos y romper el silencio, la distancia que nos mantiene cuerdos.

No! Ni loca! No hay amor que valga el precio de la vida. No hay vida sin amor.

¿Entonces? Entonces doy gracias porque no existas más allá de las estrofas de mi imaginación.

NI LOCA

Ni loca te enamoro,
no vaya a ser que me vea obligada
A colocar mis peones en defensa
Antes de que me ronde tu alma.

Ni loca te beso.
No vaya a ser que se me caiga
La venda de los ojos
Y te piense como sospechaba.
Ni loca te sueño.

No vaya a ser que de ganas
Se abra una puerta secreta
Y descubra que me esperabas.

Ni loca te olvido.
No vaya a ser que mañana
Ya lo haya vivido todo
Y seas tú, de lo que me queden ganas.