Escucha aquí la entrevista sobre la reseña de este libro

SOBRE LA AUTORA:

Noemí Sabugal (Santa Lucía de Gordón, León, 1979), escritora y licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid. En 2005 obtuvo el Premio de Periodismo de Castilla y León Francisco de Cossío por el reportaje De cruce de caminos a cruce de culturas, sobre la inmigración en el barrio leonés del Crucero. Finalista del XI Premio de Novela Fernando Quiñones resultando elegida por el Ministerio de Cultura para representar a España en el XI Festival Europeo de Primera Novela de Budapest con su novela El asesinato de Sócrates (Novela negra). Su segunda novela, Al acecho, fue ganadora del Premio de Novela Felipe Trigo y se publicó en 2013. Su tercera novela, titulada Una chica sin suerte (2018) ​, en la que se recrea la gira que Big Mama Thornton hizo en 1965 por varios países europeos, junto a músicos como John Lee Hooker, JB Lenoir, Buddy Guy y otros. La novela consiguió muy buenas críticas y se presentó en varios festivales musicales en España.

Su primera obra de ensayo fue, Cómo trabajar en prensa y alimentar la musa, 2015 e Hijos del Carbón. Obra recién publicada, septiembre 2020 y de la que hoy hablamos.

SOBRE HIJOS DEL CARBÓN (Alfaguara, 2020)

 Hijos del carbón, es un libro de ensayo que cosecha gran éxito pero que acaba de nacer. Fue publicado en septiembre de este mismo año y ya va por su segunda edición.

Dice Noemí al final de una de su primeras páginas que esta obra es para mancharse las manos y la cara de carbón. Es una obra tan singular que lleva en la mochila la autobiografía, la memoria, el ensayo y reportaje.

Noemí Sabugal narra sus recuerdos de infancia ligados a las minas de carbón y también una mirada actual abordada a través de un viaje de más de tres años por los paisajes y paisanajes de los principales entornos mineros de España: Galicia, Asturias, León, Palencia, Córdoba o Teruel. En cada etapa busca y conversa con los trabajadores de los pozos, con políticos, con vecinos o con comerciantes, todos ellos afectados por una transición energética que ha supuesto el fin de una cultura y de una forma de comprender el mundo. Narra sus impresiones y nos muestra las implicaciones económicas y sociales que el cierre de las minas tendrá en las vidas de todos los «hijos del carbón», la necesidad de buscar ahora un nuevo futuro.

Noemí Sabugal, nació en una comarca minera. Su bisabuelo, sus abuelos y su padre se ganaron la vida en los pozos. Por eso su obra va más a allá de una crónica, toca el corazón, con cierta nostalgia, pero con una mirada objetiva. Conoce bien las huelgas, las manifestaciones, los encierros en los pozos. Sabe de las muertes, de los accidentes, de las largas noches de espera hasta que su padre volvía a casa después de la jornada. Y ve apagarse este mundo, que deja miles de familias sin trabajo, que propició ese avance de lo que ahora llaman la España Vacía sin que se hubieran considerado bien todas las alternativas y que desemboca ahora en una crisis de identidad en las cuencas mineras, porque no se sabe en qué se van a convertir, que arrastra todo lo demás.

Cuenta la autora que de esta vida que a la vez era buena y a la vez mala, que dejó tantas muertes, tantas viudas, tanta silicosis, queda hoy El pozo Nicolasa en Asturias lo que convierte a los mineros en una especie en extinción. Que el problema no es que no haya carbón, es que no hay otra cosa y los trabajadores se encuentran sin futuro por falta de previsión. Cuando cerraron las minas comenzaron a abrir los museos. En muchos casos se trazaron proyectos pedagógicos que contaran qué había acaecido en tal o cual pozo. En otros se proyectaron polígonos industriales o parques tecnológicos con los famosos planes de reconversión.  Algunos de estos proyectos han salido adelante y otros no, pero en cualquier caso no es la respuesta.